Los aficionados mexicanos empiezan a ceder, a fin de evitar posibles sanciones de la FIFA. Pero ello no quiere decir que vayan a dejar de corear picardías en el Mundial.

Cientos de visitantes mexicanos en la capital rusa se están organizando a fin de no proferir más un grito considerado homofóbico el domingo, cuando su equipo enfrente a Alemania. En lugar de la palabra malsonante, piensan emitir cánticos relacionados con un par de escándalos ocurridos recientemente en su país.

La Federación Mexicana de Fútbol ha sido multada en varias ocasiones por el grito que los aficionados hacen a coro cada vez que despeja el portero rival. A pesar de campañas, incluso en la televisión, el cántico se ha mantenido vigente en el estadio Azteca durante los encuentros de la selección.

El año pasado, durante la Copa Confederaciones y ante las amenazas de la FIFA de suspender un partido, los seguidores del Tri prácticamente erradicaron esta expresión en los estadios rusos. Para este Mundial, los aficionados no tienen planeado guardar silencio como el año pasado sino modificar los cánticos.

"Nos estamos organizando para cantar otras cosas y hay varias propuestas, una de esas tiene que ver lo que pasó con ‘Zague’ y otra con las escorts, hay varias opciones", dijo a The Associated Press, Luis Méndez, un visitante de 28 años, procedente de la ciudad de Tijuana.

Luis Roberto Alves “Zague”, mundialista con la selección mexicana en Estados Unidos 1994 y ahora comentarista de la cadena TV Azteca, causó revuelo en México esta semana, por un video en que parece mostrar sus genitales.

El otro cántico al que se refirió Méndez se relaciona con una fiesta que organizaron los seleccionados mexicanos antes de viajar a Europa, en la que participó un grupo de mujeres que algunos medios mexicanos aseguraron eran “escorts” o acompañantes. Javier “Chicharito” Hernández reconoció haber participado en el festejo junto con el resto de sus compañeros, pero dijo que las mujeres no eran acompañantes, sino amigas y familiares.

"Estamos usando el ingenio del mexicano para darle vuelta a la situación. El año pasado vimos que sacaron gente (de los estadios) en Rusia", dijo Gabriel Galván, uno de los fundadores de la Ola Verde, un grupo de aficionados que sigue a México por todo el mundo. "Ahora, con el giro, creemos que se va a puede evitar una sanción, lo que se va a cantar es un poco más positivo".

La palabra homofóbica llamó la atención internacional durante el Mundial de Brasil 2014, donde el organismo rector del fútbol abrió una investigación.

En aquella ocasión, los mexicanos fueron exonerados porque la comisión disciplinaria decidió que el grito "no es considerado un insulto en este contexto específico".

El coro se originó en los partidos de Chivas de Guadalajara y se popularizó en un encuentro entre las selecciones de México y Estados Unidos en esa misma ciudad mexicana por la eliminatoria para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

"Ante Alemania vamos a usar varias expresiones y no será sólo un grito y lo iremos cambiando durante el partido. Ojalá al final terminemos cantando el 'Cielito Lindo'", agregó Galván, refiriéndose a una tonada que cantan los mexicanos para celebrar triunfos deportivos.