Abraham Ancer comenzó la ronda final del Abierto de Australia con una ventaja de cinco golpes. A pesar de algunos altibajos en el camino, el golfista mexicano terminó ganando el torneo por ese mismo margen.

En su primer viaje a Australia, Ancer firmó una tarjeta de 69 golpes el domingo, para finalizar con un acumulado de 272, 16 bajo par, en el campo The Lakes.

Además de su segundo trofeo como profesional, Ancer ganó un pasaje para el Abierto Británico del año próximo en Royal Portrush, por finalizar entre los tres primeros del Abierto de Australia que no tenían aún ese derecho.

La ventaja de Ancer se redujo a cuatro golpes en varias ocasiones, pero su disparo del día llegó en el hoyo cuatro. Inicialmente, su tiro elevado pareció desviarse un poco hacia fuera del green y a la izquierda de la bandera. Luego, la pelota retrocedió en un declive y terminó en el hoyo para un birdie.

Ancer festejó con los brazos arriba.

“Es una locura”, comentó. “Este triunfo es para toda mi familia, que ha estado ahí, cada día de mi vida, alentándome. Y también es para México y el golf mexicano”.

El australiano Dimitrios Papadatos (67) se clasificó también para el Abierto Británico tras finalizar segundo. Su compatriota Jake McLeod, quien se anotó el marcador más bajo de la jornada con 66, terminó tercero y se clasificó también para el certamen del año próximo en Irlanda del Norte.

Los estadounidense Matt Kuchar y Keegan Bradley finalizaron lejos de la cima, con rondas finales de 75, luego de figurar entre los punteros durante tres rondas.

Kuchar estará la próxima semana en Melbourne, donde participará en la Copa Mundial de Golf junto con su compatriota Kyle Stanley, en el Metropolitan Golf Club. Ancer estará ahí también, formando equipo con otro mexicano, Roberto Díaz.