El campeón vigente Leonardo Mayer ganó el duelo de argentinos frente a Diego Schwartzman para acceder a las semifinales del Abierto de Hamburgo, en el que el chileno Nicolás Jarry despachó a Dominic Thiem para conseguir la primera victoria contra un jugador del Top 10 en su carrera.

La jornada del viernes estuvo cargada de sorpresas: los tres primeros cabezas de serie del torneo en superficie de arcilla quedaron eliminados.

En busca de conseguir su tercer título en Hamburgo, Mayer derrotó 6-3, 4-6, 6-3 a Schwartzman, el segundo preclasificado.

Mayer y Schwartzman protagonizaron un tercer set con seis quiebres de servicio. Mayer sumó una nueva victoria en Hamburgo, la novena en sus últimos 10 partidos en la ciudad donde ha conquistado los únicos dos títulos. El argentino estrenó su palmarés cuando se consagró campeón en la edición de 2014.

El rival de turno de Mayer será el eslovaco Jozef Kovalik. En un duelo que enfrentó a jugadores que superaron la fase previa, Kovalik venció 3-6, 6-3, 6-2 al brasileño Thiago Monteiro.

Jarry alcanzó por segunda vez en el año las semifinales de un torneo categoría 500 cuando dio cuenta 7-6 (5), 7-6 (7) del austríaco Dominic Thiem, el octavo del ranking mundial y primer cabeza de serie en Hamburgo.

Número 69 en el escalafón de la ATP, Jarry revirtió un 3-5 en contra en el contra y levantó tres bolas de sets al quedar abajo 3-6 en el desempate del segundo parcial.

Jarry se las verá ahora con el georgiano Nikoloz Basilashvili, quien doblegó 7-6 (3), 6-4 al español Pablo Carreño Busta (3er cabeza de serie).