El argentino Leonardo Mayer accedió a la final del Abierto de Alemania por tercera vez en cinco años tras levantar una bola de partido el sábado.

Mayer derrotó al eslovaco Jozek Kovalik por 6-7 (6), 6-4, 7-6 (7) en una semifinal que duró casi tres horas.

Kovalik ingresó al cuadro principal del torneo de arcilla tras superar la fase previa. Otro tanto hizo el georgiano Nikoloz Basilashvili, quien avanzó su primera final ATP al vencer 7-5, 0-6, 6-1 al chileno Nicolás Jarry.

Jarry venía de conseguir su primera victoria contra un Top 10 tras vencer el viernes al austríaco Dominic Thiem, el máximo cabeza de serie del certamen, en los cuartos de final.

Mayer consiguió el único quiebre de servicio del partido al comienzo del segundo set.

Kovalik dispuso de un match point al quedar 6-5 en el desempate decisivo, pero dejó en la red una devolución profunda de Mayer. Cinco puntos después, el argentino prevaleció con una volea que liquidó el partido.

Mayer llegó a Hamburgo con apenas dos victorias en sus últimos nueve torneos, pero volvió a resplandecer en su torneo favorito. Aquí es donde ha conquistado sus únicos títulos del circuito, venciendo a David Ferrer en la final de 2014 y a Florian Mayer en la del año pasado.

El argentino de 31 años y actual 36 en el ranking tiene marca de 15-2 en cinco participaciones en Hamburgo. Se consagró el año pasado tras entrar como ‘lucky loser’ y en el puesto 138 del escalafón de la ATP.