El delantero italiano de origen ghanés Mario Balotelli protagonizó este domingo un nuevo incidente relacionado con el racismo en los terrenos de juego. El delantero del Milan, que estaba jugando en Catania, Sicilia, estuvo a punto de abandonar el partido de su club por los supuestos insultos racistas de un rival.

Balotelli se enfrentó con el defensa argentino y capitán del Catania Nicolás Spolli. Según Il Corriere dello Sport, Balotelli se recriminó que lo hubiera llamado "negro de mierda". El árbitro acudió a separarlos, junto al exjugador del Real Madrid Kaká, que fue el primero de los milanistas en intentar aplacar al futbolista de color, curiosamente también nacido en Sicilia.

El atacante estaba dispuesto a abandonar el partido, pero su entrenador, Massimo Allegri, lo convenció para que siguiera. No obstante, y para evitar males mayores, Allegri decidió sustituir a Balotelli antes del final del partido y dio entrada a Alessandro Matri.

Balotelli fue uno de los autores de los goles de su equipo. El Milan venció al Catania por 1-3. Kaká metió otro tanto.