Una de las pocas cosas que Patrick Mahomes no había hecho en su joven trayectoria era recuperarse de una derrota.

Lo hizo ver fácil, como todo lo que hace.

El joven, y aparentemente imparable, quarterback de los Chiefs lanzó para 358 yardas y cuatro tuchdowns, Kareem Hunt consiguió tres anotaciones y los Chiefs se recuperaron de una derrota de último segundo en Nueva Inglaterra para aplastar el domingo 45-10 a los Bengals de Cincinnati.

Mahomes completó 28 de 39 envíos y su único gran error fue quedarse corto en un pase que resultó interceptado, aunque los Chiefs (6-1) ya tenían tal ventaja sobre Cincinnati (4-3) en ese momento, que en realidad no importó.

Mahomes también fue capaz de repartir el balón, completando envíos con ocho jugadores distintos. Tyreek Hill tuvo siete recepciones para 68 yardas y un touchdown y Demetrius Harris tuvo otra atrapada de anotación.

Por los Bengals, Andy Dalton fue limitado a solo 148 yardas con un touchdown y una intercepción de la peor defensiva de la NFL. Joe Mixon sumó apenas 50 yardas por tierra.

Con Mahomes diseccionando al perímetro de los Bengals y Hunt haciendo quedar mal a los defensivos, los Chiefs marcharon 95 yardas para abrir el marcador. Hunt coronó la ofensiva con una recepción de anotación.

Mahomes y Hunt volvieron a conectarse a inicios del segundo cuarto para llegar a la zona de anotación, y luego respondió al pase de touchdown de Dalton con su propio envío anotador a Harris que le dio a los Chiefs ventaja de 24-7 al medio tiempo.