Liverpool siguió en picada tras despedirse de la Copa FA al sucumbir el sábado 2-1 ante Wolverhampton Wanderers, un club de la segunda división del fútbol inglés.

La eliminación en la cuarta ronda del torneo completó una semana para el olvido del equipo dirigido Juergen Klopp.

Otro aspirante al título de la Liga Premier estuvo a punto de una humillante derrota, pero Tottenham se recuperó ante el Wycombe de la cuarta división, imponiéndose 4-3 gracias a un gol de último minuto de Son Heung-min. Otros tres contendientes, Arsenal, Chelsea y Manchester City, avanzaron sin problemas.

Liverpool cayó ante Swansea 4-3 el sábado pasado en la Premier y quedó fuera de la Copa de la Liga al perder con Southampton el miércoles en las semifinales. La debacle ante Wolverhampton, colista de la segunda división, deja a Liverpool en carrera por un solo título, el de la Premier. Liverpool marcha cuarto, a 10 puntos del líder Chelsea.

Richard Stearman inauguró el marcador por los Wolves en el primer minuto en Anfield y Andreas Weimann aumentó por los visitantes cuatro minutos antes de la pausa.

Los Wolves fueron una vez uno de los equipos fuertes del fútbol inglés, ganando tres cetros de la liga en los años 50 y cuatro Copas FA, la última en 1960. El equipo del centro de Inglaterra, adquirido el año pasado por el conglomerado chino Fosun International, no ha militado en la Premier desde 2012.

Klopp se expresó indignado por el fracaso ante los Wolves, pero aceptó la responsabilidad por "un desastroso desempeño".

"Si alguien me pregunta si esto es mi peor momento de mi ciclo con Liverpool, pues no sabría qué decirles", señaló. "Pero si lo es, es el momento ideal para darle la vuelta a la página. No se puede jugar peor".

TOTTENHAM 4, WYCOMBE 3

Los visitantes se adelantaron en White Hart Lane antes del descanso, gracias a un doble del capitán Paul Hayes, incluyendo un penal. Un gol de Son y otro de penal por el suplente Vincent Janssen emparejaron las acciones por Tottenham, pero Garry Thompson restauró la ventaja de Wycombe a los 83 minutos.

Delle Alli anotó por el local en una buena jugada individual y Son marcó en la agonía para evitar a Tottenham una humillación ante un equipo que va 70 puestos debajo de ellos en la estructura del fútbol inglés.