Chad le Clos, cuatro veces medallista olímpico, manifestó su apoyo el lunes a la idea de una nueva competencia que ha llevado a nadadores de elite a rebelarse contra la federación que rige la disciplina.

La Liga Internacional de Natación (ISL, por sus siglas en inglés), que promete arrancar el próximo año, "favorecerá a la natación con un nuevo enfoque dinámico", declaró Le Clos.

La ISL es una liga privada y estaría fuera del control de la Federación Internacional de Natación (FINA), que tiene su sede en Suiza. La nueva liga también busca otorgar premios económicos más altos e involucrar a los deportistas en la toma de decisiones.

"¿Por qué los deportistas no deberían diseñar sus propias series como ocurre en tantos otros deportes olímpicos?", cuestionó en Twitter el sudafricano campeón olímpico de 2012 en los 200 metros mariposa.

En una disputa que se ha ido intensificando, los organizadores de la ISL cancelaron un evento de natación este mes en Turín, Italia, después que la FINA amenazó con suspender a los deportistas que participaran.

En repuesta, tres nadadores _la campeona mundial húngara Katinka Hosszu y los estadounidenses Tom Shields y Michael Andrew_ presentaron el viernes una demanda legal antimonopolio contra la FINA en una corte en California.

La FINA presuntamente exigió el pago de 50 millones de dólares por 10 años a fin de permitir a la ISL operar, antes que los organizadores suspendieran las negociaciones.

Le Clos subrayó que resulta "muy decepcionante que nuestro deporte no esté abierto al cambio" y por ende en necesaria la innovación.

"Necesitamos crear diferentes oportunidades de medios y comercial", añadió. "Todos en la natación deberían considerar el futuro”.

La estrella sudafricana desató la disputa antes de competir en el campeonato mundial de trayectorias cortas de la FINA en Hangzhou, China.

A través de un comunicado, la FINA indicó el domingo que estaba enfocada en su evento en piscina de 25 metros y no en los desafíos legales.

"Como siempre, la FINA se mantiene abierta a propuestas que realmente mejoren _en vez de crear conflicto con_ el actual y futuros calendarios de eventos", afirmó la Federación.

Un fallo europeo no relacionado del año pasado muestra que los nadadores tendrían posibilidades de éxito si presentan una demanda legal por posibles conductas anticompetitivas. Patinadores holandeses obtuvieron un fallo a su favor de la Comisión Europea en Bruselas contra la Unión Internacional de Patinaje, con sede en Suiza. El grupo había sido amenazado con suspensiones por querer competir un en evento organizado por Corea del Sur en Dubái.