Las dos Coreas iniciaron el miércoles una serie de partidos amistosos de dos días en Pyongyang, el más reciente gesto de buena voluntad en medio de un intento diplomático por resolver disputas respecto al programa nuclear de Corea del Norte.

Jugadores de ambas Coreas se mezclaron para conformar dos equipos que se enfrentaron en el gimnasio Ryugyong Jong Ju Yong de la capital norcoreana.

Un público de 12.000 aficionados en la arena aplaudió mientras los equipos de mujeres _uno vistiendo uniforme blanco con la palabra “Paz” y otro en verde con la palabra “Prosperidad”_ marcharon hacia la cancha tomados de la mano. El Equipo Prosperidad venció 103-102 al Equipo Paz en un duelo en el que la norcoreana Ro Suk Yong destacó con 18 puntos, de acuerdo con reportes de medios.

El encuentro entre los equipos de hombres terminó en un empate de 102 puntos.

Los jugadores surcoreanos se enfrentarán a los del Norte en ambas ramas el jueves antes de regresar a casa el viernes.

Los duelos preceden una visita a Corea del Norte de parte del secretario de estado norteamericano Mike Pompeo para una serie de reuniones en que se discutirá el futuro del programa nuclear norcoreano.

El líder norcoreano Kim Jong Un, aficionado al básquetbol, no acudió al estadio el miércoles y se desconoce si estará presente para los encuentros del jueves.

“Una vez que empezaron a jugar, los equipos mostraron rápidamente una química y me sentí orgulloso de ello”, dijo Lee Moon-kyu, entrenador del equipo de mujeres de Corea del Sur, y quien también dirigirá un conjunto combinado de las dos Coreas el próximo mes en los Juegos Asiáticos en Indonesia.

Lee, que planea integrar a dos o tres jugadoras norcoreanas al representativo en Indonesia, se dijo impresionado con “las número nueve y siete del Equipo Paz”, en referencia a las norcoreanas Ri Jong Ok y Jang Mi Kyong.

El ministro del Deporte de Corea del Norte, Kim Il Guk, dijo en un discurso que los partidos reflejan “la venerada determinación de los líderes del Norte y el Sur por buscar un futuro de una unificación autosuficiente”.

La delegación surcoreana, conformada por 50 jugadores y funcionarios gubernamentales, llegaron a Pyongyang a bordo de un par de aviones militares.