Un día antes de la fecha programada para que testificara sobre el uso de sustancias prohibidas, Lance Armstrong alcanzó el miércoles un acuerdo con una compañía aseguradora que pedía más de 3 millones de dólares por los bonos que le pagó al ciclista por ganar el Tour de Francia desde 1999 hasta 2001.

Acceptance Insurance, con sede en Nebraska, demandó a Armstrong después de que admitió haberse dopado durante una trayectoria en la que ganó el Tour en siete ocasiones.

Armstrong no tendrá que presentarse a rendir testimonio El abogado de Acceptance, Mark Kincaid, y el de Armstrong, Tim Herman, declinaron revelar los detalles del acuerdo, y se limitaron a declarar que el caso se "resolvió para mutua satisfacción de las partes".

Gracias al acuerdo, Armstrong no tendrá que presentarse el jueves para rendir testimonio en Austin, donde se esperaba que le pidieran detallar el uso de drogas a lo largo de su carrera. Aunque en entrevistas con Oprah Winfrey y otros medios el texano ha reconocido haberse dopado, todavía no ha testificado bajo juramento.

En una entrevista publicada a principios de semana por el periódico británico Daily Mail, Armstrong dijo que el ex presidente de la Unión Ciclista Internacional Hein Verbruggen le ayudó a encubrir su dopaje en el Tour de Francia de 1999, una acusación que Verbruggen descartó como "una historia ridícula".

Armstrong todavía enfrenta una demanda similar por 12 millones de dólares de SCA Promotions, una compañía de publicidad con sede en Dallas, que está en arbitraje.

Asimismo, enfrenta una demanda federal por el patrocinio del servicio postal de Estados Unidos a su equipo, lo que podría llevar a multas por más de 100 millones de dólares.

Siguen sin saberse detalles

Las declaraciones de Armstrong han carecido de muchos detalles que las autoridades antidopaje quieren oír. El ciclista ha dicho que consideraría la posibilidad de participar en esfuerzos internacionales para enfrentar el consumo de sustancias prohibidas, y el presidente de la Unión Ciclista Internacional Brian Cookson ha dicho que lo van a invitar a una investigación conjunta entre la UCI y la Agencia Mundial Antidopaje.

Armstrong hasta la fecha se ha negado a prestar declaración bajo juramento a la Agencia Antidopaje de Estados Unidos. Fue el detallado informe de la USADA en 2012 sobre el consumo de drogas en el equipo U.S. Postal Service de Armstrong lo que llevó a que lo despojaran de los siete títulos del Tour de Francia que ganó entre 1999 hasta 2005.

La agencia, que también prohibió de por vida a Armstrong participar en los deportes olímpicos, ha dicho que la única posibilidad de reducir la pena es que responda preguntas bajo juramento.

Acceptance quería que Armstrong se remontara hasta el año de 1995 para detallar su dopaje, y que indicara a quién le pagaban por entregar las sustancias dopantes, quién determinaba qué cantidad debía utilizar y se las suministraba, y quién conocía su consumo de drogas. La compañía de seguros también quería información sobre cuándo y cómo los amigos más cercanos, asesores y socios de Armstrong, así como su ex esposa Kristin Armstrong, se enteraron de su dopaje.

Armstrong fue interrogado bajo juramento por SCA en una demanda de 2005, pero negó el dopaje y luego el caso se resolvió con un pago de 7 millones de dólares al ciclista.