Por primera vez desde 2003, en la alineación de los Medias Rojas no aparece el nombre de David Ortiz.

El bateador designado dominicano ahora disfruta de su retiro —selfies desde la playa, la autobiografía que publicará pronto y otros menesteres personales. Pero, por favor, no hay necesidad de reaccionar con pavor al iniciar la era post 'Big Papi' en Boston.

Ortiz se despidió con una campaña en la que lideró la Liga Americana con un slugging de .620, además de batear para .315 con 127 impulsadas.

¿Se le echará de menos? Obvio que sí. Pero los Medias Rojas siguen siendo un equipo temible. Acaban de añadir a Chris Sale, uno de los mejores abridores de las Grandes Ligas. Mookie Betts fue el segundo más votado por el premio al Jugador Más Valioso el año pasado. Y Andrew Benintendi emprende su primera temporada completa como el prospecto número uno de las mayores.

"Será algo raro. Nunca jugué sin él", comentó Betts. "Tenía la experiencia que ninguno de nosotros los jóvenes teníamos. Su risa, el buen humor y, por supuesto, ese liderazgo. Tenemos que gente que puede hacer, pero solo hay un David Ortiz".

Ese liderazgo de un veterano quedará ahora en manos de Dustin Pedroia, el segunda base de 33 años: "Aún tengo su número de teléfono por si necesito algún consejo. La verdad es que no se ha ido. Siempre estará con nosotros y será vital de lo que haremos".

Luego de campañas sucesivas en la que terminaron en el fondo del Este de la Liga Americana, los Medias Rojas regresaron a los playoffs como campeones de la división. Pero fueron despachados en la primera ronda al ser barridos por los Indios de Cleveland.

Aunque de principio a fin fue un año para homenajear a Ortiz, el 2016 también sirvió para el despliegue del talento Betts, Jackie Bradley Jr. y Xander Bogaerts, todos seleccionados por primera vez para un Juego de Estrellas.

Además, Rick Porcello se erigió como el Cy Young en una rotación encabezada por David Price. Y Hanley Ramírez se reivindicó tras un primer año de pesadilla de su contrato de 88 millones de dólares.