Con un tanto del argentino Paulo Dybala en una reedición de la final del año pasado, Juventus superó el miércoles 2-1 al Milan y avanzó a las semifinales de la Copa Italia, donde busca refrendar su título.

Miralem Pjanic consiguió el otro gol de la Juve, también en la primera mitad. Así, el equipo dirigido por Massimiliano Allegri siguió en camino de obtener su tercer doblete consecutivo de títulos, en la liga y la copa.

De paso, la "Vecchia Signora" se vengó de las derrotas recientes que le había propinado el equipo de Vincenzo Montella.

El conjunto local no se guardó nada. Empleó la misma formación 4-2-3-1 con la que había derrotado 2-0 el domingo a la Lazio, con todos sus atacantes estelares.

"No es un hecho que siempre jugaremos así", dijo Allegri. "Podríamos cambiar. Lo importante es nuestra actitud. El equipo dio un buen partido durante 65 minutos, luego tuvo un poco de dificultades y dio una buena oportunidad al Milan".

En el complemento, el colombiano Carlos Bacca redujo la desventaja de los "Rossoneri", que sin embargo se quedaron con 10 hombres momentos después, por la segunda tarjeta amarilla a Manuel Locatelli. Pese a la inferioridad numérica, Milan jugó mejor en el segundo tiempo, sin encontrar el tanto de la igualdad.

"Hay que darle el mérito a Juventus, que anotó con dos grandes jugadas", comentó Montella.

La Juve, líder de la Serie A con una delantera de cuatro puntos, enfrentará en una de las semifinales a Napoli, que superó el martes 1-0 a la Fiorentina.

Milan había vencido 1-0 a Juventus en la presente temporada de liga, y lo derrotó por penales el mes pasado, para embolsarse la Supercopa italiana.

Juventus, por su parte, se impuso 1-0 a Milan en la última final de la Copa Italia. Esta vez, los "Bianconeri" se mostraron agresivos desde el pitazo inicial y tomaron la delantera a los 10 minutos, con su primer tiro a gol.

El colombiano Juan Guillermo Cuadrado alcanzó a rozar de taco un centro de Kwadwo Asamoah y el balón le quedó a un Dybala desmarcado, quien definió con un derechazo dentro del área.

Apenas 11 minutos después llegó el 2-0, cuando Pjanic cobró un tiro libre y envió el balón al ángulo superior izquierdo. Poco antes del intermedio, fue invalidado un tanto de la Juve, por fuera de juego de Sami Khedira.

Si bien el tanto de Bacca fue insuficiente para su equipo, resultó el más bello de la noche. A los 53, y de espaldas al arco, consiguió darse la media vuelta para enganchar de volea un balón que terminó en las redes.