Atlético Junior de Barranquilla, con la frustración de los penales que dilapidó y le costaron la Copa Sudamericana ante Paranaense de Brasil, buscará el domingo salvar la temporada al enfrentar el local Independiente Medellín en la final del torneo Clausura de Colombia.

Junior ganó 4-1 el partido de ida de la final y dejó a Medellín en una situación muy complicada.

El atacante argentino Germán Cano es clave en Medellín tras liderar el torneo con sus 19 goles. La figura de Junior es Teófilo Gutiérrez, quien falló en la definición por penales frente a Paranaense.

“La hinchada será clave. . . El grupo nunca se ha dado por vencido, hará lo humanamente posible por ganar”, dijo el estratega ecuatoriano de Medellín Octavio Zambrano.

Junior buscará en el estadio Atansio Girardot su octavo título y Medellín el séptimo. Ambos clubes se midieron en la final de 2011, con Junior consagrándose.

El conjunto “Tiburón” acarició su primer título internacional pero no convirtió penales vitales. El defensor Rafael Pérez desperdició el que ejecutó en el duelo de ida en Barranquilla, que terminó 1-1. Para la vuelta en Curitiba, el enlace Jarlan Barrera erró otro el miércoles, cuando quedaban cuatro minutos para el final de la prórroga, y con otro 1-1 en el marcador. Paranaense ganó 4-3 en los penales.

Barrera, sobrino del legendario Carlos Valderrama, alineará el domingo pese al golpe anímico que sufrió.

El partido se iniciará a las 16:30 hora local (2130 GMT)