Jogi, el gurú que busca darle a Alemania su 5to título

Olvídese de sus tropiezos con su higiene personal, de las multas por exceso de velocidad, de su corte de cabello de los años 70 y de las publicidades cursis de productos de belleza para hombres. Los...

Olvídese de sus tropiezos con su higiene personal, de las multas por exceso de velocidad, de su corte de cabello de los años 70 y de las publicidades cursis de productos de belleza para hombres. Los alemanes son capaces de perdonarle todo a Joachim Loew.

Porque Jogi, como le dicen, tiene pasta de campeón.

Sacó a Alemania campeona mundial por cuarta vez hace cuatro años en Brasil y su equipo es candidato a alzar por quinta vez la corona en Rusia.

Pero no escriba su nombre en YouTube porque no sabe lo que se puede encontrar.

Loew tratará de evitar ser pillado de nuevo por la televisión metiéndose los dedos en la nariz o tocándose las partes íntimas, como sucedió en la Eurocopa del 2016.

Últimamente ha estado mostrando su lado duro, como cuando dejó afuera del equipo a una de las grandes promesas del fútbol alemán, Leroy Sané, que acaba de coronarse campeón de la Liga Premier de Inglaterra con Manchester City.

Previamente había dicho que tampoco llamaría a Mario Goetze, el autor del gol que le dio el título a Alemania hace cuatro años.

Loew lleva casi 12 años al timón y sabe lo que necesita su equipo. Nombrado poco después del mundial del 2006, ha llevado a Alemania como mínimo a las semifinales de todos los torneos grandes.

Es un trabajo desgastante. Loew fuma y le gusta relajarse con un vaso de vino o conducir a alta velocidad. Perdió su licencia de conducir por seis meses antes del mundial del 2014, tras ser pillado por segunda vez manejando por encima del límite.

Estuvo casado por 30 años y se separó de su esposa en el 2016. Desde entonces ha logrado conservar su privacidad. Pasa períodos en Berlín y en Friburgo.

El estratega de 58 años apela a las mismas tácticas que tanto éxito le han dado. Gran admirador del fútbol de posesión del balón de Barcelona, quiere que su equipo tenga la pelota y ataque con velocidad y pases rápidos.

Arma las jugadas desde atrás, con el arquero Manuel Neuer. El portero del Bayern de Múnich no ha jugado casi esta temporada por una lesión en una pierna, pero Loew lo esperará hasta el último momento. Delante suyo Neuer tendrá a sus compañeros del Bayern Mats Hummels y Jerome Boateng, con Joshua Kimmich y Jonas Hector por las bandas, ávidos de proyectarse.

Loew generalmente se mantiene tranquilo al costado de la cancha, seguro de que sus jugadores saben qué hacer. Después de los encuentros analiza detalladamente los partidos y explica sus planteos.

Loew habló hace poco de la importancia de crear “automatismos” para que los jugadores tomen las decisiones indicadas sin pensar demasiado. Busca un funcionamiento fluido y prioriza el juego en equipo.

Fue jugador de Friburgo en la segunda división y sigue siendo el máximo anotador en la historia del club.

Su condición de jugador de poco renombre no afecta su relación con las estrellas de la selección, que militan en los grandes clubes de Europa. No tolera egos ni gente que trata de llamar la atención.

“No somos todos grandes amigos”, dijo el defensor Antonio Ruediger a la revista Kicker. “Pero en la cancha somos un equipo. Y eso es lo único que importa”.

Loew criticó duramente al delantero Sandro Wagner por sus quejas y su decisión de no volver a jugar con la selección después de quedar afuera del equipo que irá a Rusia. El técnico tiene tanto talento a su disposición que los jugadores saben que deben esmerarse si quieren permanecer en el equipo.

Hace poco renovó su contrato hasta al mundial del 2022, lo que desvirtuó los rumores de que podría reemplazar a Zinedine Zidane, que renunció a la conducción del Real Madrid.

Una carencia de jugadores creativos le costó a Loew la derrota ante Francia en las semifinales de la Eurocopa del 2016, pero ahora tiene a Timo Werner arriba y a Marco Reus, que puede causar destrozos si no se lesiona.

Alemania se aseguró la clasificación ganando sus diez partidos de las eliminatorias. Pero los preparativos para Rusia no fueron de lo mejor. Empató con Inglaterra, Francia y España, para luego perder con Brasil y Austria.

“Si jugamos así en Rusia, no tendremos ninguna esperanza”, declaró Loew después del revés contra Austria. “Queda mucho por hacer. Pero no nos enloquecemos y mantenemos la calma”.

Alemania iniciará la defensa de su título frente a México el 17 de junio.

“Llegaremos bien preparados al partido con México”, prometió Loew.