El quarterback novato Lamar Jackson desarmó a la defensa de Tampa Bay en un campo empapado, corrió para 95 yardas y lanzó para 131 para otorgarle una victoria de 20-12 a los Ravens de Baltimore el domingo.

Designado como el quarterback titular sobre el veterano Joe Flacco hace unos días, Jackson justificó la decisión con una actuación fascinante. El ganador del Trofeo Heisman en 2016 se deslizó entre los tacklers y condujo una opción de pase terrestre de la misma forma en que lo hizo durante sus días de gloria en Louisville.

Jackson comandó dos jugadas que duraron más de siete minutos, acarreó 18 veces y completó 14 pases de 23 intentos, uno de ellos para touchdown.

Baltimore (8-6) tiene una foja de 4-1 desde que Jackson tomó las riendas del ataque, como sustituto del lesionado Flacco. Su única derrota ocurrió en tiempo extra en Kansas City. Jackson ha corrido para 427 yardas en esos cinco juegos.

Tampa Bay (5-9) simplemente no encontró la forma para detener a Jackson y el juego terrestre, que sumó 242 yardas en 49 intentos. Baltimore es el primer equipo desde los Steelers de 1976 en correr para por lo menos 190 yardas en cinco juegos consecutivos, de acuerdo con los Ravens.