Isner vuelve a Miami, donde consiguió su 1er Masters

Cuando John Isner llegó a la Florida, en busca de defender su título del Abierto de Miami, acudió a una sesión de práctica en la vieja sede del certamen, Key Biscayne, en vez de dirigirse al estadio...

Cuando John Isner llegó a la Florida, en busca de defender su título del Abierto de Miami, acudió a una sesión de práctica en la vieja sede del certamen, Key Biscayne, en vez de dirigirse al estadio de los Dolphins, donde se realizará la edición actual.

No es que se haya confundido, desde luego. Tampoco buscaba contagiarse de buenas vibras en el lugar donde ganó su primer trofeo de un torneo de la serie Masters 1000 de la ATP.

“Simplemente lo hice por conveniencia. Estaba cerca de mi hotel y sólo quise sudar un poco e ir allá. Fue algo un poco raro. Todo estaba muy tranquilo. El lugar conserva su atractivo, pero definitivamente luce distinto”, dijo Isner el martes. “Todos estábamos acostumbrados a llegar a ese estacionamiento, cuando había mucho bullicio. Ahora no es así”.

En realidad, tampoco hubo mucha actividad en la nueva sede del torneo, durante la jornada en que debía comenzar. Todo el programa del martes se aplazó debido a la lluvia.

Los organizadores buscarán que los duelos comiencen este miércoles. Isner (9no preclasificado) no jugará antes del viernes, lo mismo que otros favoritos, como Novak Djokovic y Roger Federer, en vista de que se les otorga descanso en la primera ronda.

Isner, quien tiene una foja de 10-6 en la presente campaña, llegó al torneo sobre canchas duras en 2018 con una marca de 1-6. Sorprendió con seis triunfos en fila, incluidos tres contra jugadores ubicados entre los primeros seis del escalafón mundial.

“Estoy al tanto de que, según los pronósticos, probablemente no defenderé este título”, dijo Isner con una sonrisa luego de visitar la organización protectora de animales Humane Society of Greater Miami junto con Alexander Zverev, a quien derrotó en la final hace un año en Key Biscayne.

“Simultáneamente, es agradable volver como el campeón defensor de un torneo de esta magnitud. Jamás había vivido esta situación antes. Sólo estoy ansioso de comenzar, pero no siento presión. No veo esto como diciendo ‘¡Oh!, voy a perder muchos puntos del ranking. No puedes verlo así. Es sólo otro torneo en el que quieres andar bien”.

Isner dijo que su desempeño en Florida le dio impulso para el resto de la temporada, incluida su aparición en semifinales de Wimbledon en julio. Ése es su mejor papel en un torneo del Grand Slam.

¿Durará ese impulso hasta esta campaña?

“Desafortunadamente, creo que tiene fecha de caducidad”, indicó Isner, quien cayó ante Reilly Opelka en un duelo de estadounidenses, correspondiente a la primera ronda del Abierto de Australia en enero. “Cada jugador es diferente, pero para mí, cuando comienzas un año nuevo, todo arranca desde cero. Incluso si jugaste fantástico a finales del año pasado, tienes dos meses de inactividad y todo inicia de nuevo”.