Carlos Carrasco recibió buenas noticias.

Los Indios de Cleveland no prevén que el derecho venezolano, muy propenso a lesiones, se pierda una apertura debido a una dolencia en la pierna izquierda que inicialmente temían que fuera seria. Carrasco se sometió a una resonancia magnética tras el partido que el equipo disputó el martes, y los resultados fueron negativos.

Los Indios están optimistas de que Carrasco podrá cumplir con su próxima salida, prevista para el domingo en Houston.

“Son buenas noticias para Carlos”, dijo el manager de los Indios Terry Francona previo al juego del miércoles ante Miami. “Estará listo para el domingo”.

Carrasco, de 32 años, se lastimó en el cuarto inning del juego del martes al cubrir la primera base. Tropezó y cayó al tratar de atrapar un tiro desviado del primera base Carlos Santana. Carrasco dio una voltereta y se levantó cojeando levemente.

El pitcher pudo completar la entrada pero fue reemplazado cuando los músculos de la pierna se le tensaron cuando a los los Indios les tocó batear.

Carrasco dijo que nunca estuvo inquieto por la lesión al estimar que no iba a pasar de un moretón y que confiaba que las pruebas no iban a encontrar algo más significante.

“Fue solo un moretón”, dijo. “Me di fuerte, pero no fue nada diferente. Estoy feliz de que todo salió bien”.

Añadió que ya pudo realizar ejercicios de estiramiento y que el personal médico le dio el permiso para proseguir con su rutina normal entre aperturas.

Era hora que Carrasco saliera bien librado en cuanto a problemas físicos. Ha sufrido lesiones tras ser impactados por tres batazos en las últimas temporadas.

El año pasado, se perdió tres semanas tras ser alcanzado en el codo derecho por un batazo de Joe Mauer de Minnesota. Carrasco se perdió la marcha hacia la Serie Mundial de 2016 tras sufrir la fractura de la mano derecho al ser golpeado por Ian Kinsler de Detroit. Y previo en la misma temporada, sufrió un golpe en la mandíbula tras ser alcanzado en el rostro por Melky Cabrera de Chicago.

Carrasco también se perdió seis semanas en 2016 por culpa de una distensión en la pantorrilla izquierda al cubrir primera base.

Cleveland no podía darse el lujo de perder a Carrasco, quien ganó 17 partidos en la temporada pasada, por ningún período. El equipo ya se quedó sin el abridor Mike Clevinger, quien se prevé se perderá otros dos meses debido a un esguince en la parte superior de la espalda.