El equipo de fútbol más popular de Hungría homenajeó el jueves a a un exjugador y exentrenador que después fue parte de la resistencia antinazi y ayudó a salvar a cientos de judíos durante el holocausto hasta su ejecución en 1945.

Directivos del equipo Ferencvaros, líderes de la comunidad judía de Hungría y representantes del Congreso Judío Mundial participaron en la ceremonia dedicada a Istvan Toth, antes del partido del jueves del conjunto contra el Maccabi Tel Aviv clasificatorio para la Liga Europea que terminó 1-1.

“Espero que él pueda servir de ejemplo a quien desee crear caminos similares en sus propios campos”, dijo el nieto del exjugador que lleva el mismo nombre de Istvan Toth.

Toth, nacido el 28 de julio de 1891, en Budapest, jugó 19 partidos con Hungría y consiguió ocho anotaciones. Militó con el Ferencvaros, o Fradi, de 1911 a 1926. Después de su carrera como jugador, se convirtió en el primer entrenador profesional de Fradi y se hizo famoso por sus innovadores métodos de entrenamiento y por mantener expedientes detallados sobre el desarrollo de sus jugadores.

Después de dirigir otros equipos en Hungría y el extranjero, como el Inter Milan de 1931 a 1932, Toth regresó como timonel del Fradi en 1943. A finales de 1944, se integró en un movimiento de resistencia antinazi organizado por el teniente del ejército estadounidense, el húngaro Pal Kovacs.

Toth ayudó a “cientos de judíos a escapar de la detención y muerte a manos de los nazis”, dijo Igor Ujhazi, que representa al CMJ. “Sus acciones heroicas nos enseñan que el espíritu deportivo puede ser considerado una característica personal perenne, conceptualizada en virtudes como la rectitud, la justicia, el valor y la persistencia”.

Varios objetos personales de Toth, como sus diarios de entrenamiento, se encuentran en el museo del equipo, cuyo presidente es Gabor Kubatov, legislador y vicepresidente del partido Fidesz al que pertenece el primer ministro Viktor Orban.