Pese a retomar la delantera del campeonato de Fórmula Uno, Lewis Hamilton sostiene que Ferrari tiene la sartén por el mango.

El piloto de Mercedes y vigente campeón le ganó el fin de semana pasado a Sebastián Vettel en el Gran Premio de Alemania, pero solo con un golpe de suerte luego que su principal rival chocara cuando iba adelante.

"Ferrari realmente ha mejorado, especialmente en su rendimiento en las clasificaciones. No nos engañamos y sabemos que tenemos que pelear duro contra ellos", dijo Hamilton a reporteros el jueves en el Gran Premio de Hungría. "Ellos simplemente tienen la sartén por el mango en este momento. Este año estamos compitiendo con un equipo que es más rápido que nosotros. El año pasado fue más balanceado, este año es está inclinándose más a su favor. Tenemos que hacer un esfuerzo extra en los fines de semana".

Hamilton, sin duda, fue el más veloz el año pasado, cuando rompió el récord del legendario Michael Schumacher en cuanto a ganar pole positions. Pero el piloto británico, quien se describe como "perfeccionista", cree que se ha quedado debiendo en las clasificaciones esta temporada.

Tampoco, agregó, está arrancando lo suficientemente bien en las carreras.

"Este año hubo partes de mi rendimiento que no fueron perfectos", dijo Hamilton. "El año pasado estuve súper en la clasificación, este año tengo trabajo que hacer en esta área. (Mis) arranques fueron más consecuentes el año pasado".

Teniendo en cuanta que el circuito Hungaroring es uno de los más difíciles de maniobrar — Mónaco es el más difícil — Hamilton siente que está bajo presión adicional para conseguir el pole para la carrera del domingo. Vettel ganó aquí el año pasado desde la pole, por delante de Kimi Raikkonen, para un 1-2 de Ferrari.

"Necesito colocarme en la fila de enfrente. Necesito la P1", dijo Hamilton sobre el puesto de privilegio. "La posición es casi todo aquí".

Aunque Ferrari pagó el precio por el error de Vettel en Hockenheim, rezagándose tanto en los campeonatos de pilotos como constructores, esto no cambia el hecho de que Mercedes ha cometido errores no habituales.

Hace solo tres carreras, en el Gran Premio de Austria, sus dos monoplazas abandonaron. También han ocurrido errores de comunicación y estrategia. En Alemania, Hamilton largó 14to, luego que su coche tuviera una falla hidráulica.

"No hemos rendido al 100% cada fin de semana", dijo Hamilton. "Nuestra confiabilidad ha sido excepcional en el pasado; ha bajado un poquito por debajo de lo que esperábamos".

Aun así, Hamilton parece enfrentar la presión mejor que Vettel, quien ha cometido errores claves este y el año pasado.

"Realmente me posiciono, mental y físicamente, para ser el último que se quiebre", dijo Hamilton, desafiante.

El británico aprovechó las malas condiciones en Hockenheim para apuntalar su reputación como uno de los más grandes de todos los tiempos de F1 bajo lluvia, junto con Schumacher, Jim Clark y Ayrton Senna.

“En esas condiciones es cuando los instintos son importantes, es cuando se magnifican más y es cuando yo siento que el piloto puede marcar más la diferencia”, afirmó Hamilton.