Los Nuggets hicieron algo que ningún equipo de la NBA había hecho en casi siete semanas: caer ante los Grizzlies.

Dillon Brooks sumó 24 puntos, Tyreke Evans añadió 20 y Memphis cortó una racha de 19 derrotas consecutivas al imponerse el sábado 101-94 sobre Denver.

“Fue maravilloso. Todos estamos emocionados”, expresó Brooks, quien atinó sus cuatro triples en el tercer periodo para que Memphis mantuviera la delantera. “Yo estaba confiado en mis disparos, y éstos entraron. Todos entraron en el mismo sitio, así que creo que los hice de la misma manera”.

Wayne Selden anotó 16 unidades, al atinar seis de sus siete disparos, incluidos cuatro de cinco triples. También por Memphis, el español Marc Gasol totalizó 14 puntos.

Los Grizzlies no ganaban desde el 29 de enero.

Nikola Jokic lideró a los Nuggets, con 17 unidades y 12 rebotes, mientras que Jamal Murray finalizó con 16 tantos, al acertar cinco de 18 tiros. Denver atinó sólo el 37% de sus disparos y el 27% de sus triples.

Los Nuggets llegaron al duelo en el noveno sitio de la Conferencia del Oeste, a un juego de la zona de playoffs. Jugaron sin su líder anotador Gary Harris, quien se perdería varios encuentros por un esguince de rodilla sufrido el jueves ante Detroit.

Y no pudieron ganar terreno en la lucha por el último boleto a la postemporada en un partido que parecía de trámite ante el peor equipo de la NBA.

Denver comenzó con el pie izquierdo una gira de siete duelos como visitante. No volverá a casa sino hasta el 1 de abril, cuando recibirá a los Bucks de Milwaukee.

“Es una derrota dolorosa”, reconoció el entrenador Michael Malone. “Es una pésima forma de comenzar esta gira”.