El gol del capitán Marco Reus en los descuentos le dio el sábado a Borussia Dortmund la victoria 3-2 ante Hertha Berlín para recuperar provisionalmente el liderato en la Bundesliga.

Justo cuando aparecía que las aspiraciones del Dortmund de alzar el título iban a sufrir un duro golpe bajo la lluvia en Berlín, Jadon Sancho habilitó a Reus para que anotara en el tercer minuto de la prolongación.

“No se necesita sufrir cada semana”, dijo Reus. “Pero te da la seguridad, la convicción de que siempre eres capaz de ganar”.

El Dortmund quedó en la cima con una diferencia de tres puntos sobre el Bayern Múnich, que el domingo recibe a Mainz.

“No creo que van a tropezar mañana”, dijo Reus. “Podemos acentuar la presión. Ya se verá qué ocurrirá, pero lo cierto es que debemos cumplir con nuestros deberes”.

Hertha acabó el partido con nueve hombres. Jordan Torunarigha fue expulsado por doble amonestación a los 85 minutos y Vedad Ibisevic recibió la roja directa en el sexto minuto de la prolongación por tirarle el balón a Roman Buerki al interpretar que el portero del Dortmund desperdiciaba el tiempo.

El Dortmund debió remontar dos veces mediante los goles de Thomas Delaney y Dan-Axel Zagadou para nivelar el marcador tras los dos tantos de Salomon Kalou.

Tenían la obligación de ganar para apretar al Bayern, que ha ganado 12 de sus últimos 13 partidos y buscará reivindicarse tras caer eliminado ante Liverpool en los octavos de final de la Liga de Campeones el martes.

Las esperanzas de Schalke de levantar cabeza con el regreso del técnico Huub Stevens recibieron un baldazo de agua fría al perder 1-0 en casa ante Leipzig. El gol de Timo Werner a los 14 minutos fue suficiente para que los visitantes se consolidasen en el tercer puesto y propinarle a Schalke su cuarta derrota consecutiva.

Stevens, de 65 años, regresó de manera interina para su tercer ciclo en el clib luego del despido de Domenico Tedesco el jueves, pero el holandés tuvo que confirmarse con ver cómo Mark Uth, Suat Serdar y Guido Burgstaller desperdiciaban oportunidades de anotar.

Schalke, apaleado 7-0 por Manchester City en la Liga de Campeones el martes, se acercó más a la zona de descenso. El empate 1-1 de Stuttgart en casa ante Hoffenheim significa que ahora solamente tres puntos separan a los dos equipos, con ocho partidos por jugarse en la campaña.

Schalke, segundo en la Bundesliga la temporada pasada, pasa por su peor campaña desde que fue descendió hace 36 años. Tiene ya 15 derrotas en 26 partidos.

También el sábado, Augsburgo doblegó 3-1 a Hannover para rebasar a Schalke y Wolfsburgo venció 5-2 a Fortuna Duesseldorf.