El capitán peruano Paolo Guerrero solo recibió una expresión de simpatía del presidente de la FIFA Gianni Infantino el martes, con lo que se esfumó una de las últimas esperanzas de que el delantero — actualmente suspendido por dopaje — pueda ir al Mundial de Rusia.

Tras el encuentro en Zúrich, Infantino expresó su "profunda comprensión" por la difícil situación del goleador histórico de Perú, según indicó la FIFA en un comunicado de prensa. Guerrero fue acompañado por Edwin Oviedo, el presidente de la federación peruana.

No quedó claro qué puede hacer la entidad rectora del fútbol mundial para levantar el castigo impuesto la semana pasada por el Tribunal de Arbitraje Deportivo, y que podría ser analizado por la Corte Suprema de Suiza.

“Gianni Infantino expresó su profunda comprensión ante la decepción de Guerrero por no ser parte del equipo peruano que disputará el Mundial”, informó la FIFA. “Sin embargo, el presidente de la FIFA dejó también en claro que la sanción ha sido impuesta por el Tribunal de Arbitraje Deportivo, luego de una apelación presentada contra las decisión de un órgano judicial independiente de la FIFA”.

Horas antes, los capitanes de los tres países a los que Perú se enfrentará en la Copa Mundial firmaron una carta pidiéndole a la FIFA que encuentre la manera de que Guerrero participe en el torneo del próximo mes.

FIFPro, el sindicato de jugadores, difundió el martes una carta firmada por el capitán de Francia Hugo Lloris, el de Dinamarca Simon Kjaer, y el de Australia Mile Jedinak, quienes propusieron una exención temporal a la suspensión de Guerrero.

El jugador de 34 años arrojó positivo a una sustancia prohibida después del encuentro clasificatorio ante Argentina en octubre pasado y fue suspendido inicialmente durante 12 meses.

Posteriormente, la sanción se redujo a seis meses, permitiéndole al delantero de 34 años reintegrarse con el club Flamengo de Brasil en preparación para el Mundial. Pero el TAS (las iniciales en francés del tribunal), por una apelación de la Agencia Mundial Antidopaje, extendió la semana pasada el castigo a 14 meses, dejando definitivamente fuera a Guerrero del primer Mundial de Perú en 36 años.

En una carta dirigida a FIFA, los capitanes de Francia, Dinamarca y Australia solicitaron al Consejo de FIFA que “muestre compasión” y dijeron que “simplemente estaría mal” excluir a Guerrero basándose en los hallazgos de que el capitán peruano no intentó hacer trampa y que la sustancia no era para mejorar el rendimiento.

Guerrero resultó positivo a benzoylecgonina, un metabolito de cocaína, pero los abogados argumentaron que el estimulante no mejoró su rendimiento y se consumió accidentalmente por un té contaminado.

El TAS dijo que el panel aceptó esos argumentos como hechos.

“Como tales, recurrimos al Consejo de FIFA y solicitamos amablemente que presente una solicitud urgente de clemencia pidiéndole al Consejo de FIFA que interrumpa temporalmente la sanción impuesta a Paolo Guerrero durante el Mundial de Rusia 2018, y que la suspensión reinicie al término de la participación de Perú en la competencia”, escribieron los capitanes. “Creemos que en el interés de la justicia y la proporción, y tomando en cuenta las circunstancias excepcionales del asunto, Paolo — como todo el mundo está de acuerdo no hizo trampa — y debería participar con y en contra de sus colegas profesionales en el Mundial de FIFA.

“Creemos firmemente que una exención temporal sería una solución justa y meritoria”.

El presidente peruano Martín Vizcarra les ha pedido al gobierno y al embajador de Perú en Suiza que se preparen para ayudar a Guerrero en su impugnación ante la corte suprema de Suiza.

Guerrero puede solicitar a los jueces federales que estudien el fallo del TAS, con sede en Suiza, que lo suspendió hasta enero.

La mejor opción para Guerrero sería un orden interina de carácter urgente por parte del juez federal, sujeto a una audiencia que se realizará en una fecha posterior. Ello podría frenar el castigo previo al debut de Perú, previsto para el 16 de junio contra Dinamarca.