Los Bulls ganan a Denver y entran con buen pie en 2015

  • El trio Butler, Rose y Pau Gasol volvió a imponer su superioridad para entrar con buen pie en 2015.
  • Los de Chicago se olvidaron de la derrota sorpresa del pasado martes ante los Brooklyn Nets.
  • Estadísticas Bulls vs Nuggets

El 2015 entró en la NBA con el Denver Nuggets − Chicago Bulls que sirvió para mostrar que los de la ciudad de los tornados vienen a por todas esta temporada con un nuevo 'Big three' que funciona cada vez mejor. El trio Butler, Rose y Pau Gasol volvió a imponer su superioridad para entrar con buen pie en 2015.

Los de Chicago se olvidaron de la derrota sorpresa del pasado martes ante los Brooklyn Nets y volvieron a triunfar con su juego ofensivo comandados por el escoltar Jimmy Butler y el jugador franquicia del equipo, Derrick Rose. Los dos, apoyados desde la pintura por Gasol, volvieron a estar en sus números y tiraron de un equipo que acabó con cinco jugadores por encima de los dobles dígitos en anotación.

Pau se quedó fuera en los minutos finales por decisión del entrenador Rose volvió a ser el hombre de los minutos decisivos con la anotación de 13 puntos en el último cuarto, unas canastas que arreglaron su paupérrimo inicio. El base de Chicago acabó con siete de 25 en tiros de campo. Al terminar el partido Rose quiso dejar unas declaraciones para los que dudan de su juego "Mi mentalidad no va a cambiar, soy un base tirador", explicó tras el encuentro al ser preguntado por su mala racha en el lanzamiento.

Pero la estrella del equipo volvió a ser Jimmy Butler que desde el puesto de escolta aportó 26 puntos y ocho rebotes que sirvieron para mantener a su equipo en el partido durante toda la primera mitad, cuando parecía que los de Thibodeau habían entrado en 2015 con la misma mentalidad con la que terminaron 2014 ante los Nets.

Gasol rindió bien en un partido nada fácil para el pivot ante uno de los mejores cuatros de toda la liga como es Kenneth Faried. El de Sant Boi, al que no le tocó emparejarse con el crack de Denver, consiguió un nuevo récord en su carrera, 9 tapones en un partido, una estadística que ayudó a que los Bulls superaran su propia marca histórica en esta faceta del juego, consiguiendo 18. Además anotó 17 puntos y capturó 9 rebotes quedándose a nada del octavo triple doble de su carrera.

Pero Gasol no se fue tan contento como habría querido pues se quedó fuera en los minutos 'calientes'. Su entrenador apostó por Gibson y Noah para jugar los últimos minutos y eso ayudó a que Pau se quedase a las puertas del triple doble. Al final del partido Gasol reconoció su enfado "Siempre quiero estar en el partido, sobre todo en el último cuarto cuando todo está por decidirse. Me gusta jugar, me gusta competir".

Eso mismo pensaría el hispanomontenegrino Mirotic que se tuvo que conformar con 11 minutos de juego, tres tantos, un robo y una asistencia.

Los Timberwolves, 10 derrotas consecutivas

Cada vez parece más claro que este año los de Minnesota van a apostar por ser uno de los equipos perderdores de la NBA. Los de Ricky volvieron a caer contra uno de las peores franquicias de la liga, los Sacramento Kings, 107 a 110.

En el equipo de un Ricky al que le queda poco para reaparecer destacaron dos hombres que si parecen tener ganas de victorias. El alero Derrick Williams que ha vuelto a recuperar la titularidad logró 17 tantos, cinco rebotes y tres asistencias mientras que el número uno del Draft de este año, el canadiense Andrew Wiggins, consiguió  27 puntos, nueve rebotes y dos asistencia.