Si hay una jugadora que no debería temer el retorno de Serena Williams a un torneo del Grand Slam es Garbiñe Muguruza.

Pese a que su campaña sobre canchas de arcilla ha sido inconsistente, la hispano-venezolana figura entre las favoritas en Roland Garros. Muguruza, quien ostenta dos títulos en torneos del Grand Slam, conquistó el primero aquí hace un par de años, derrotando a Williams en la final.

Al año siguiente, como campeona defensora, Muguruza fue eliminada en la cuarta ronda por la local Kristina Mladenovic.

“Este año me encuentro un poco más relajada, después de la experiencia de jugar como campeona defensora la temporada anterior”, manifestó Muguruza. “Había más presión. También es cierto que he cambiado un poco mi mentalidad. Ahora me tomo las cosas de una forma mucho más relajada”.

Mugurza ha ganado dos de sus cinco encuentros ante Williams. Esos triunfos han sido precisamente en el Abierto de Francia.

El primero se remonta a 2014, durante su segunda aparición en la tierra batida de Francia. Aquél resultado fue totalmente sorpresivo, por 6-2, 6-2, en la segunda ronda.

Muguruza, tercera del ranking, podría medirse a Williams este año en los cuartos de final. La estadounidense, 23 veces monarca en las grandes citas, compite en su primer major desde el nacimiento de su hija en septiembre.

Williams no ha jugado un certamen del Grand Slam desde que conquistó el Abierto de Australia en enero de 2017.

“Si ello ocurre, será el mejor partido de los cuartos de final”, consideró la tenista nacida en Caracas.

Los preparativos de Muguruza para el Abierto de Francia no han sido los ideales. Ha ganado sólo dos encuentros en polvo de ladrillo. Luego de caer ante Daria Kasatkina en el Abierto de Madrid, perdió su primer duelo frente a Daria Gavrilova, la semana anterior en Roma.

Pero la elegante Muguruza no está preocupada. Después de todo, el año pasado cayó por 6-1, 6-0 ante Barbora Strycova en Eastbourne, en su último torneo de preparación para Wimbledon. Terminó apoderándose del cetro en el All England Club.

“Una se queda menos con esto que antes, seguro”, dijo en referencia a su mal desempeño en Roma. “Te sobrepones más rápido. No hay motivo para estar triste por lo que pasó en Roma, porque ahora no importa ya. Es verdad que no he jugado muchos partidos, pero siento que siempre he tenido una oportunidad y que en cierta forma se me escapó de algún modo en todos los partidos. Así que, aunque sea algo decepcionante, creo que he estado ahí y he tenido mis oportunidades. Eventualmente, las cosas funcionarán”.

Tan relajada está Muguruza que no sabía siquiera que se enfrentaría a la rusa Svetalana Kuznetsova en la primera ronda.

“¿Juego contra Sveta? No sabía que me enfrentaba a ella hasta que me lo habéis dicho”, aseguró.

La realidad es que le ha tocado una parte complicada del cuadro. Su rival en la tercera ronda podría ser otra rusa, Anastasia Pavlyuchenkova, antes de chocar posiblemente con la estadounidense CoCo Vandeweghe, quien recién fue finalista en Stuttgart.

El Abierto de Francia comienza el domingo.