El running back Marshawn Lynch, de los Raiders de Oakland, se perderá al menos un mes por una lesión en la ingle.

Una persona al tanto de la situación dijo a The Associated Press el viernes que una resonancia magnética realizada esta semana determinó la gravedad de la lesión. La persona habló en condición de anonimato porque el equipo no ha hecho un anuncio al respecto. NFL Network fue el primer medio en dar a conocer el diagnóstico.

Lynch se lesionó la semana pasada en la derrota de Oakland 27-3 ante Seattle en Londres. Los Raiders (1-5) descansan esta semana y volverán a jugar el 28 de octubre en casa contra Indianápolis. Oakland puede optar por colocar a Lynch en la lista de reservas lesionados, la cual requeriría que esté fuera al menos ocho jornadas.

Lynch, de 32 años, ha sido uno de los pocos puntos brillantes esta temporada para los Raiders. Se ubica 12mo en la liga con 376 yardas por carrera, con un promedio de 4,2 yardas por acarreo y tres touchdowns. Lynch ocupa el cuarto puesto de la NFL en avance terrestre desde la semana 12 de la campaña anterior.

Lynch tuvo su mejor actuación en la única victoria de Oakland, cuando corrió para 130 yardas contra Cleveland el mes pasado y mostró el poder que le había valido el sobrenombre de “Beast Mode” (“Modo Bestia”). Lynch regresó del retiro la temporada pasada para unirse al equipo de su ciudad natal, los Raiders, antes que se muden a Las Vegas en 2020. Está en el último año de su contrato.

Con Lynch fuera de circulación, los alicaídos Raiders probablemente cederán a Doug Martin y Jalen Richard la mayor parte de la carga del ataque terrestre. Martin fue contratado para ser el principal suplente de Lynch esta temporada, pero hasta ahora ha sido improductivo. Tiene 27 acarreos para 99 yardas y cuatro recepciones para cinco yardas. Apenas promedia tres yardas por acarreo desde el inicio de la campaña 2016.

Richard cumple más la función de un corredor que recibe pases, al ubicarse segundo en el equipo con 31 recepciones para 253 yardas. Ha acarreado el balón 11 veces para 32 yardas este año y nunca ha tenido más de nueve avances por tierra en un partido en sus tres temporadas en la NFL.