Francia: 'Lucky loser' argentino vive travesía, gana a Tomic

Tras ser eliminado en la ronda preliminar para el Abierto de Francia la semana pasada, Marco Trungelliti viajó a casa a Barcelona y se preparaba para pasar tiempo en la playa con su abuela de 88 años...

Tras ser eliminado en la ronda preliminar para el Abierto de Francia la semana pasada, Marco Trungelliti viajó a casa a Barcelona y se preparaba para pasar tiempo en la playa con su abuela de 88 años, su madre y su hermano menor _que estaban de visita provenientes de Argentina.

Después se anunció que Trungelliti, 190mo del ranking mundial, podía ser integrado en el torneo en Roland Garros como el octavo "lucky loser" en sustitución de alguien que canceló su participación por lesión _pero sólo si lograba volver a Francia a tiempo el lunes por la mañana, antes que venciera el plazo de inscripción.

“De hecho, mi abuelita estaba en la bañera”, recordó Trungelliti, “y le dije, ‘OK, nos vamos a París’”.

Así que la familia del tenista de 28 años rápidamente metió algo de ropa en maletas _Trungelliti ni siquiera había desempacado_ y subieron en el auto que ya habían alquilado para luego realizar un viaje de cerca de 10 horas y 1.000 kilómetros (650 millas) rumbo al norte, llegando a su destino aproximadamente a las 11:00 de la noche del domingo.

El viaje bien valió el esfuerzo. No sólo Trungelliti se ganó un lugar en el torneo, sino que derrotó al australiano Bernard Tomic 6-4, 5-7, 6-4, 6-4 el lunes para avanzar a la segunda ronda y garantizarse un pago de al menos 79.000 euros.

"Es el tema más comentado" del torneo, afirmó la tenista estadounidense Madison Keys.

Después de todo, ¿a quién no le agrada alguien que aprovecha de esta forma este tipo de oportunidades?

"Con tal de jugar en cuadro principal de un Grand Slam... uno no conduce, llega hasta a rastras", dijo Ernests Gulbis, semifinalista del Abierto de Francia en 2014 y que compite este año.

Trungelliti perdió en la segunda ronda de la etapa clasificatoria el jueves, se quedó en parís hasta el viernes y después viajó a España, donde reside con su esposa. El domingo, su entrenador le dijo que el 21er favorito Nick Kyrgios se retiró del torneo y había un lugar disponible. Otro jugador que estaba por delante del argentino en la lista de “lucky loser” ya se había inscrito en otro torneo en Italia, por lo que él era la primera opción... si podía llegar a tiempo.

La decisión le tomó cinco minutos.

El problema: Algunos vuelos entre Barcelona y París estaban cancelados y el servicio de trenes en Francia era intermitente debido a las huelgas. La única opción era tomar carretera.

Los cuatro tomaron carretera alrededor del mediodía del domingo, se detuvieron por café luego de un par de horas y cenaron alrededor de las 9 p.m. Trungelliti condujo unas cuantas horas, pero fue su hermano el que realizó la mayor parte del recorrido al volante.

Una vez que llegó el lunes a la cancha 9 se sintió en paz. Sin presión.

El argentino parece disfrutar los grandes escenarios: su record en torneos Grand Slam es de 4-3 luego de su victoria sobre Tomic, un ex jugador top 20 y que en 2011 llegó a los cuartos de final en Wimbledon pero que ahora ocupa el lugar 206 en el ranking y que obtuvo su boleto en la ronda preliminar en París.

Cada vez que Trungelliti ha ganado un partido en un torneo major _incluyendo un triunfo hace dos años en Roland Garros, cuando dio la sorpresa eliminando a Marin Cilic, campeón del U.S. Open de 2014_ ha perdido en la segunda ronda.

Ahora deberá medirse el miércoles con el italiano Marco Cecchinato, 72do del ranking.