La fiscalía general de la nación citó el miércoles a cuatro empresarios, dos para imputación de cargos y dos para interrogatorio, en las primeras medidas como parte de la investigación penal por la presunta reventa de boletos para los encuentros de la selección de Colombia en las eliminatorias para el Mundial Rusia 2018.

El ente acusador precisó que a César Ronaldo Carreño Castañeda e Iván Darío Arce Gutiérrez se les imputarán el 22 de febrero los cargos de agiotaje (especulación para modificar los precios de los productos, en este caso boletos), concertar para delinquir y ofrecimiento engañoso de productos y servicios.

“Quedó en evidencia un inusitado incremento en el valor de las entradas, muy superiores a lo establecidos por el mercado”, destacó la fiscalía.

El agiotaje se castiga en Colombia con penas de cuatro a 18 años de prisión, recordó el fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

Carreño Castañeda y Arce Gutiérrez figuraban como representante legal y gerente financiero, respectivamente, de la empresa Ticket Shop, elegida por la Federación Colombiana de Fútbol para manejar la venta de las entradas.

Además, la fiscalía llamó a interrogatorio a Elías José Yamhure Daccaret y Rodrigo de Jesús Rendón Cano, representante legal y socio, respectivamente, de la firma Tuticket.ya S.A.S., la cual suscribió un contrato de participación con Ticket Shop.

Rendón Cano es el presidente del club Real Cartagena de la segunda división del balompié colombiano. Su hijo, Rodrigo Alejandro _también directivo del equipo_ igualmente es investigado.

En el curso de las pesquisas, agentes de la fiscalía han realizado largas visitas a las sedes de la federación, Ticket Shop y Tuticket.ya S.A.S.

El escándalo estalló a finales de julio de 2018, cuando la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) anunció la apertura del pliego de cargos a la cúpula del fútbol colombiano por la presunta “venta masiva, ficticia y fraudulenta de boletos”. La medida se produjo luego de una investigación de 10 meses.

Ramón Jesurún, miembro del Consejo de la FIFA y presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, figura entre los investigados. Ha negado las acusaciones presentadas en su contra y de otros 17 directivos actuales y anteriores.

Jesurún y otros cuatro dirigentes fueron entrevistados formalmente por un investigador de la FIFA semanas después del anuncio de la SIC.

La Superintendencia envió en su momento una copia del expediente a la FIFA.

El número de boletos presuntamente desviados y revendidos ascendió a 42.221 --incluidos 14.000 del partido de Colombia-Brasil -- y el valor fue incrementado incluso en 350%, según las investigaciones de la SIC y la fiscalía. La supuesta utilidad obtenida en la reventa habría llegado al equivalente a unos 4,5 millones de dólares.