Un exasesor del otrora candidato presidencial de la FIFA Mohamed bin Hammam recibió un veto vitalicio por un caso de soborno.

Los jueces de ética de la FIFA dijeron que Najeeb Chirakal estuvo involucrado en "varios pagos antiéticos que realizó a nombre de una tercera persona a varios dirigentes del fútbol entre 2009 y 2011".

No quedó claro si esos dirigentes que recibieron el dinero también son investigados.

Bin Hammam fue presidente de la Confederación Asiática de Fútbol y uno de los máximos dirigentes de la FIFA entre 2009-11. Como una figura poderosa del fútbol, ayudó a Catar a conseguir la sede de la Copa del Mundo de 2022.

Chirakal fue hallado culpable de sobornos y corrupción, ofrecer regalos, conflictos de interés y no cooperar con la investigación.

Chirakal trabajaba en Catar con Bin Hamma, quien recibió una suspensión vitalicia en 2012.