La FIFA redujo la sanción por dopaje de Paolo Guerrero, y el delantero y capitán de la selección de Perú podrá jugar en la Copa del Mundo del próximo año en Rusia.

El organismo rector anunció el miércoles que su comisión de apelación “decidió aceptar parcialmente el recurso interpuesto” por Guerrero y redujo su suspensión de un año a seis meses.

El castigo comenzó el 3 de noviembre, por lo que expirará a tiempo para que juegue en el torneo que comienza el 15 de junio en Rusia. Perú debutará en su primer Mundial en 36 años el 16 de junio contra Dinamarca.

El goleador histórico de la selección peruana fue sancionado tras arrojar positivo a benzoilecognina, un metabolito de la cocaína, en un control antidopaje después de un partido contra Argentina por las eliminatorias mundialistas de Sudamérica el 5 de octubre en Buenos Aires. El ariete de Flamengo de Brasil se perdió el triunfo sobre Nueva Zelanda en el repechaje intercontinental que clasificó a Perú al Mundial.

Guerrero fue el máximo artillero de Perú en las eliminatorias, con seis goles.

“Tras analizar todas las circunstancias específicas del caso, en particular el grado de culpabilidad del jugador, la Comisión de Apelación de la FIFA consideró que un periodo de inelegibilidad de seis meses es una sanción proporcionada”, señaló la FIFA en un comunicado.

El abogado de Guerrero, Bichara Neto, dijo que acudirán al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para pedir que se anule por completo la sanción.

“Esperamos que nos escuchen hasta el fin de enero”, dijo Neto a la prensa brasileña. “El TAS ya tiene casos parecidos a este, como el del tenista Richard Gasquet. Por eso intentaremos la anulación completa”.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) también puede acudir al TAS para apelar la decisión de la FIFA de reducir la sanción.

Gasquet apeló exitosamente una suspensión por cocaína al argumentar que la droga ingresó a su cuerpo a través de un beso.