El presidente de la FIFA Gianni Infantino desistió obtener el aval para una transformación de dos torneos internacionales previo al Mundial de Rusia, con una inversión de 25.000 millones de dólares, tras encontrarse con la resistencia de la UEFA, una persona con conocimiento de la situación dijo el martes a The Associated Press.

Frente a la fecha límite fijada por un consorcio global de inversionistas, Infantino quería el visto bueno del Consejo de la FIFA para adelantar el plan para expandir el Mundial de Clubes y la Liga de Naciones, una especie de mini Mundial cada dos años.

Aunque las propuestas recibieron el respaldo de varios clubes de peso, incluyendo Barcelona y Real Madrid, la UEFA manifestó su oposición. El organismo regente del fútbol europeo expresó reticencia por la forma apurada en que se busca transformar las competiciones.

La falta de consenso impidió a Infantino convocar un consejo extraordinario, y así cumplir con el plazo de 60 días que el consorcio de inversionistas planteó para el desembolso garantizado de 25.000 millones por los nuevos torneos.

La FIFA consiguió una extensión del consorcio para proseguir las negociaciones con jerarcas del fútbol, y de eso modo poder superar la hostilidad inicial, dijo la persona enterada de la situación. La persona pidió no ser identificada debido a que no estaba autorizada a dar información sobre negociaciones de carácter privado.

Infantino debe dar un aviso que tenga por lo menos 14 días de anticipación para convocar una reunión del Consejo, lo que significa que otro cónclave para aprobar los planes podría darse en Rusia durante las fechas del Mundial de Rusia, entre el 14 de junio y 15 de julio.

Aunque Infantino está convencido que algunos clubes apoyan sus propuestas en público, la Asociación de Clubes de Europa insiste en reducir la carga de competiciones en vez de incrementarla.

La reticencia a las propuestas de Infantino por el Mundial de Clubes y la Liga de Nacional obedece a los escasos detalles que han recibido los dirigentes sobre la propuesta económica de un consorcio encabezado por empresarios de Japón y Arabia Saudita.

El Foro Mundial de Ligas, que incluye a los líderes de la Liga Premier de Inglaterra y la Liga de España, también subrayó su inquietud de que los premios del reconfigurado Mundial de Clubes afectarán la competitividad en los torneos locales.