Roger Federer mejoró su desempeño para enderezar su camino hacia lo que sería un séptimo título de la Copa Masters, al derrotar el martes 6-2, 6-3 a Dominic Thiem.

El suizo, 20 veces campeón de torneos de Grand Slam aún está lejos de su mejor nivel de fluidez, pero sólo perdió seis puntos con su servicio y aprovechó una actuación errática de Thiem para quebrarle el saque en ambos sets.

Tras perder su primer partido de la ronda de round-robin ante Kei Nishikori, Federer probablemente necesitará derrotar el jueves a Kevin Anderson para llegar a semifinales. De conseguirlo, se habría colocado en esa instancia 14 veces durante sus 15 participaciones en el último torneo de la temporada.

“No era mi revés, mi derecha, mi saque o algo así. Supongo que era mi cabeza”, dijo Federer al evaluar lo que le faltó en el comienzo del certamen. “Para esto, necesitas a veces una pausa”.

Anderson arrasó 6-0, 6-1 a Nishikori más temprano para poner su registro en 2-0, y la marcada diferencia prácticamente le asegura un lugar entre los cuatro semifinalistas.

El sudafricano, de 32 años, quien sólo perdió ocho puntos con su servicio, estuvo a punto de completar la que habría sido apenas la segunda blanqueada en la historia del torneo, pero Nishikori ganó el penúltimo juego.

“De lo mejor que he jugado”, declaró Anderson. “Creo que hice un muy buen trabajo al presionar constantemente y no ceder”.

Pese a la apabullante derrota, el triunfo de Nishikori en el primer duelo sobre Federer le da al japonés esperanzas de colarse a las que serían sus terceras semifinales.

“Trataré de olvidar lo que pasó hoy”, afirmó Nishikori. “Algo salió mal. Deberé corregirlo mañana y tratar de mantenerme positivo para el siguiente encuentro”.

Anderson prometió hacer una donación al Departamento de Bomberos de Los Ángeles, que combate los letales incendios forestales en California.

“Mi entrenador es de California y por ello es un poco más cercano a casa”, dijo Anderson, que terminó el partido con 10 aces.

Anderson, subcampeón de Wimbledon, completó sin problemas su 47mo triunfo de la temporada, una cifra que supera la campaña anterior de su carrera, en 2015.