Falcons tienen futuro, si se reponen de la conmoción

Los Falcons de Atlanta emprendieron el regreso a casa el lunes, aún atónitos tras dilapidar una delantera de 25 puntos en el Super Bowl.Y aunque el futuro luce brillante para un equipo donde milita...

Los Falcons de Atlanta emprendieron el regreso a casa el lunes, aún atónitos tras dilapidar una delantera de 25 puntos en el Super Bowl.

Y aunque el futuro luce brillante para un equipo donde milita el Jugador Más Valioso de la campaña recién concluida así como una prometedora defensa, mucho dependerá de la forma en que Atlanta se reponga de la conmoción sufrida el domingo en Houston.

Esa recuperación podría demorar.

Los Falcons se aprestaban a celebrar el primer título en sus 51 años de historia, cuando tomaron una ventaja de 28-3 sobre los Patriots de Nueva Inglaterra. Para su desventura, Tom Brady encabezó la mayor remontada en la historia del Super Bowl, y los Pats se impusieron por 34-28 en tiempo extra.

"Yo pensé lo mismo que pensaban todos, que teníamos el partido ganado", dijo el receptor de Atlanta, Taylor Gabriel, tras caer en el primer Super Bowl que se dirime en una prórroga. "Pero es Tom Brady, si le das oportunidades de reaccionar y de ganar el partido lo va a hacer".

Nadie pareció más apesadumbrado que el corredor Devonta Freeman, quien debió contener las lágrimas y apenas hablaba en susurros después de la derrota.

"Siempre recordaré este partido", reconoció. "Por el resto de mi vida".

El equipo voló de vuelta a una ciudad entristecida, que ha ganado sólo un título deportivo importante en 169 campañas combinadas de los Falcons en la NFL, los Bravos en el béisbol de las Grandes Ligas, los Hawks en la NBA y dos equipos que abandonaron la ciudad en el hockey sobre hielo (los Flames y los Thrashers).

En vez de encontrarse con una celebración multitudinaria, los Falcons pasarán el receso entre campañas acosados por las preguntas sobre cómo permitieron que se les escapaba el título. Ello terminó empañando un año en que muchas cosas habían salido bien.

"Tenemos que aprender de esto", afirmó el safety Ricardo Allen. "Es una temporada de duro aprendizaje, de una de las peores lecciones que uno puede recibir en el mundo. Pero tenemos que seguir. Hemos construido algo bueno".

El asunto más apremiante que enfrenta el equipo es la búsqueda de un nuevo coordinador ofensivo.

Kyle Shanahan se marchará para fungir como entrenador de los 49ers de San Francisco. Su reemplazo encontrará un plantel que lideró la liga en puntos y que tiene a dos de los mejores jugadores de la NFL: el receptor Julio Jones y el quarterback Matt Ryan, nombrado recién el Más Valioso de la campaña.

Pero todos están por ahora demasiado aturdidos.