El técnico del Arsenal, Arsene Wenger, fue acusado de mala conducta de parte del máximo organismo del fútbol inglés por un altercado con el cuarto árbitro durante la victoria de su equipo por 2-1 sobre Burnley el domingo.

Wenger, que fue expulsado por el árbitro Jon Moss por protestar un penal marcado a favor de Burnley en tiempo de compensación, al parecer empujó en un par de ocasiones a Anthony Taylor en el área del túnel del Estadio Emirates.

El entrenador francés se disculpó después: "Me arrepiento de todo".

La Asociación del Fútbol (FA) señaló el lunes que Wenger "usó vocabulario agresivo y/o insultante hacia el cuarto árbitro. Se le acusó además que tras su expulsión del área técnica, su conducta continuó en el área de túneles e hizo contacto físico con el cuarto árbitro, lo que equivale a una conducta inapropiada".