El que parecía ser un perfecto fin de semana de competencia para la escudería Mercedes en el Gran Premio de Austria se convirtió el domingo en una de sus peores actuaciones en la Fórmula Uno desde 2016 en menos de una hora.

Luego de haber arrancado al frente en la parrilla, tanto Lewis Hamilton como Valtteri Bottas no pudieron llegar a la meta debido a fallas mecánicas, la primera carrera sin que un auto de Mercedes vea la bandera a cuadros desde el Gran Premio de España de hace un par de años.

Pero fue una pésima medida estratégica del equipo la que hizo enfurecer a Hamilton.

“No podemos regalar puntos”, dijo el cuatro veces campeón del mundo, que vio el fin de una racha de 33 carreras consecutivas sumando puntos. “El auto ha sido veloz todo el fin de semana, fuimos los más rápidos”.

La historia se repitió para Hamilton, ya que otro error de estrategia le costó una potencial victoria en el Gran Premio de Australia en marzo, la primera carrera de la temporada de la F1.

“Tenemos que comprender qué fue lo que salió mal”, declaró Hamilton. “Al final, debemos rescatar lo positivo de donde sea posible”.

Cuando Bottas fue el primer piloto de Mercedes en dejar la competencia en la 14ta vuelta tras perder presión hidráulica en la caja de cambios, Red Bull y Ferrari rápidamente aprovecharon el reducido ritmo de carrera durante el periodo del auto de seguridad virtual y enviaron sus autos a los pits para cambiar a neumáticos suaves.

Sin embargo, Mercedes no lo hizo con Hamilton, que tenía la delantera desde el arranque. Y cuando completó una inevitable visita a los pits 10 vueltas después, el británico se reincorporó en el cuarto lugar _en una pista que ofrece pocas oportunidades para rebasar.

El jefe de estrategas de Mercedes, James Vowles, asumió al culpa y ofreció disculpas de inmediato por el radio a Hamilton debido al error.

“La estrategia no fue perfecta”, lamentó el director no ejecutivo de Mercedes, Niki Lauda. “Tenemos que evaluar lo ocurrido y asumir las consecuencias”.

De acuerdo con Lauda, la equivocación sucedió después de que la salida de Bottas había dejado al equipo desconcertado momentáneamente.

“El equipo no tomo la decisión correcta de inmediato”, lamentó Lauda, que añadió que “esos dos o tres segundos marcaron la diferencia” debido a que el periodo del auto de seguridad virtual de antemano había concluido para cuando Hamilton tuvo una nueva oportunidad de ingresar a los pits.

Tras la pifia, Hamilton dañó sus neumáticos en su intento por recuperar terreno, y después de otra parada en los pits, tuvo que abandonar la competencia por una pérdida de presión de combustible a siete vueltas de la meta. La carrera fue ganada por el holandés Max Verstappen, piloto de apenas 20 años de Red Bull.

Al no sumar puntos, el británico perdió el liderato de la tabla general ante el alemán Sebastian Vettel, de Ferrari. El alemán cruzó la meta en el tercer puesto para tomar una ventaja de un punto sobre Hamilton mientras se preparan para el Gran Premio de Gran Bretaña que se correrá en Silverstone el próximo fin de semana.