El campeón defensor Lewis Hamilton fue el piloto más veloz en las dos sesiones de práctica del viernes para el Gran Premio de Francia, mientras que sus principales rivales batallaron para descifrar la pista en el regreso de la Fórmula Uno a Francia después de una ausencia de 10 años.

Sebastian Vettel, que mantiene una ventaja de un punto sobre Hamilton en la cima de la tabla de posiciones luego de siete de 21 carreras, tuvo problemas para adaptarse al Circuito Paul Ricard de 5,8 kilómetros (3,6 millas) y registró el quinto mejor tiempo en la mañana y en la tarde.

La pista, situada en una zona montañosa y boscosa cerca de la Riviera Francesa, recibe el sol del Mediterráneo pero también presenta fuertes ráfagas.

"El auto es rápido pero no pude hacerlo correr tanto hoy, tan sencillo como eso", declaró el alemán. "Pienso que es una pista engañosa, no es fácil tener una buena carrera de principio a fin.

El sábado habrá otra sesión de práctica antes de la clasificatoria para la carrera del domingo.

El finlandés Valtteri Bottas, compañero del británico Hamilton en Mercedes, tuvo el segundo mejor tiempo del día antes que una fuga de agua lo obligara a quedarse en el garaje en los minutos finales.

El australiano Daniel Ricciardo, de Red Bull, cuarto lugar en la tabla de posiciones general detrás de Bottas, fue el tercer piloto más veloz el viernes.

Hamilton y Bottas también habían registrado los dos mejores tiempos durante la primera sesión.

La sesión matutina tuvo una bandera roja cerca del final, cuando Marcus Ericsson giró descontroladamente y se estrelló con la barrera en la Curva 11. La parte trasera derecha de su Sauber estalló en llamas después que el sueco saliera, aparentemente ileso.