Un exentrenador de la selección brasileña de gimnasia para hombres aseguró el miércoles, ante una comisión del Senado, que es inocente de las acusaciones de abuso sexual que varios deportistas han hecho en su contra.

El exentrenador Fernando de Carvalho Lopes dijo que algunas de las denuncias podrían formar parte de un complot urdido para desprestigiarlo.

Un reportaje en la TV brasileña reveló el mes pasado que decenas de gimnastas, retirados y en activo, han afirmado que De Carvalho Lopes los sometió a diversos abusos, obligándolos por ejemplo a ducharse, tocar sus genitales o masturbarse frente a él.

La policía investiga el caso.

De Carvalho Lopes compareció ante una comisión del Senado y sugirió que alguien ha dado instrucciones a sus acusadores para que cuenten historias similares.

Señaló que no está seguro de por qué los gimnastas harían algo así. Sin embargo, añadió que era un entrenador estricto, que probablemente había causado más descontento que simpatía durante sus años de labor.