Las importantísimas bajas con las que llega el Team USA al Mundial de Basquetbol de España hace que la ilusión se haya disparado en España: ganar el Mundial es posible.

Pero que nadie se lleve a engaño: el favorito sigue siendo el combinado norteamericano y lo sigue siendo por mucho, no conviene perder la perspectiva.

La lucha por el oro parece vetada a todo equipo que no sea el estadounidense o el español, pero son muchos los equipos que se presentan en este Mundial con el objetivo de la medalla y que pueden dar más de un susto. ¿O es que alguien pensaba en 2006 que la final la iban a disputar España y Grecia?

El baloncesto no es el deporte en el que las grandes sorpresas se den con más frecuencia, pero si se da un repaso a la historia reciente de los campeonatos internacionales, pese al dominio de USA y de España, más de un susto y más de una derrota se han llevado aun cuando tenían la vitola de grandes favoritos. Otro ejemplo perfecto de ello lo encontramos en el Eurobasket de 2007, cuando la entonces vigente campeona del mundo perdió la final ante su público (en Madrid) ante la selección rusa.

El Mundial es un torneo largo y las grandes potencias no deben tener problemas para superar la primera fase, pero los cruces ya son otra cosa. A un partido (casi) todo es posible.

Los grandes favoritos: USA y España

No situar a Estados Unidos como la gran favorita a ganar el Mundial es de un desconocimiento absoluto de los jugadores que lleva el combinado norteamericano. De la mano de Mike Krzyzewski, invicto desde que cogió al Team USA en 2006, 12 estrellas de la NBA llegan a España con el único objetivo de lograr el oro y hacerlo de manera convincente, aplastando a cada rival que se encuentren.

Todos sueñan con una final EE UU - España, revancha de los dos últimos JJ OO

Las bajas van a crear un contexto diferente en el equipo estadounidense, que no cuenta en esta ocasión con la figura más determinante en el baloncesto FIBA, la del alero alto, un jugador que supera con creces los dos metros y que ataca desde fuera con el físico de un interior. LeBron James, Kevin Durant y Carmelo Anthony no acudirán al Mundial, lo que provocará un cambio de sistema ofensivo.

Es el momento del jugador exterior en el combinado americano. Los llamados a liderar este equipo son los bajitos, los 'guards' (bases y escoltas). Derrick Rose, Kyrie Irving y Stephen Curry completarán un trío de bases de auténtico lujo y que compartirán cancha durante numerosos minutos. James Harden, un escolta que está lejos de los dos metros, jugará bastante tiempo en el puesto de '3', potenciando un baloncesto veloz y dinámico con el que desarbolar a los rivales.

El teórico punto 'menos fuerte' de este equipo lo podemos encontrar en el juego interior, pero ahí surge la figura de Anthony Davis, el '4' del presente y del futuro. Un jugador llamado a dominar a sus rivales y con unas cualidades perfectas para dominar la pintura en el torneo. El resto de pívots presenta más potencia que calidad, algo más que suficiente ante la gran mayoría de rivales en el Mundial, pero las dudas estarán en un hipotético duelo contra España.

Porque España, la otra gran favorita del torneo, es todo lo contrario, el juego interior más demoledor que se recuerda en el baloncesto internacional. Todo gira a través de los Gasol en el equipo dirigido por Juan Orenga, que cuenta con dos pívots totales, dos 'siete pies' capaces de alternar el poste alto y el poste bajo, anotar con un lanzamiento lejano o un movimiento bajo la canasta. Por si fuera poco, su inteligencia en pista les permite asistir como si fueran un base y el rebote está a salvo con ellos.

Al talento infinito de los hermanos Gasol hay que unir a Serge Ibaka, esa fuerza de la naturaleza que arrasa los aros como su fuera un huracán. Rebote, intimidación y un físico privilegiado en un jugador que no para de crecer y cuyo lanzamiento exterior ha pasado de aceptable a más que fiable. Y, en los pocos minutos que quedarán, está Felipe Reyes, el hombre capaz de producir en apenas un rato en pista lo que otros en todo un partido.

La gran duda de esta selección se presenta en el juego exterior. El trío de bases es fiable, con talento y de gran variedad con Calderón, Ricky Rubio y Sergio Rodríguez, pero el reparto de minutos es complicado y el peligro de una desidentificación en el juego ha estado presente durante toda la preparación. Y el tiro exterior preocupa. Muy malos porcentajes en los triples, un arma necesaria para que el demoledor juego interior español tenga espacios.

El estado físico de Navarro, con muchos problemas en la temporada, y de Rudy Fernández, con algunas molestias durante la preparación, es la clave. Si llegan en un buen momento y están acertados, España ya sí que lo tiene todo para plantar cara incluso a EE UU.

Lucharán por medalla

Sin descartarlos por el oro, el objetivo de muchos equipos es salir del Mundial con una medalla que dé lustre a su participación. La igualdad existente entre muchos de los equipos es máxima y, tras los dos grandes favoritos, la lucha por una presea se presenta como cruenta.

Grecia: Los helenos son una garantía en cada torneo en el que participan. Sin Spanoulis, Schorsianitis, Fotsis o Diamantidis, es la hora que la nueva generación de un paso adelante. Giannis Antetokounmpo, el formidable y jovencísimo alero de Milwaukee Bucks, es la gran esperanza de Grecia, que cuenta además con el fiable base de los Grizzlies Nick Calathes y el emergente Kostas Papanikolau (del Barça pasa este año a Houston Rockets) para liderar esta nueva etapa. Clásicos como Bourousis, Printezis, Sloukas o Zisis aportarán experiencia y fiabilidad a los nuevos valores.

Muchos equipos candidatos a subirse al podio en este Mundial 2014Argentina: Sin su mejor jugador, Manu Ginobili, la albiceleste tirará de sus grandes clásicos. Luis Scola y Andrés Nocioni serán sus grandes bazas en el torneo apoyados en la siempre fiable dirección de Pablo Prigioni. El relevo generacional aún no se ha producido en Argentina, que tendrá que confiar en sus veteranos para hacer algo importante.

Croacia: Un trío de ensueño para volver a un podio en una gran cita 19 años. Ante Tomic, consolidado como uno de los mejores pívots del continente, Bojan Bogdanovic, un anotador compulsivo imparable cuando está en racha, y Dario Saric, la gran promesa del continente europeo, prometen devolver a Croacia a la élite mundial. Damjan Rudez (Indiana Pacers), Ukic, Simon, Zoric y Lafayette, complementos de lujo para un equipo que quiere volver a la élite mundial.

Francia: Huérfanos de su gran estrella, Tony Parker, el campeón de Europa pierde mucho peso. Sobre Nico Batum y Boris Diaw recaerá la responsabilidad de intentar un imposible, que no se note la baja del base de los Spurs. Sin embargo, conviene no olvidar que se trata de un equipo con 5 jugadores en la NBA (los otros son Evan Fournier, Ian Mahinmi y Rudy Gobert) y con un potencial atlético que solo EE UU puede superar.

Brasil: Un tremendo juego interior compuesto por tres jugadores NBA de peso como Tiago Splitter, Nené y Anderson Varejao será la base del combinado brasileño. Para pelear por los grandes necesitará la mejor versión de Marcelinho Huertas y que el talentoso pero irregular Leandro Barbosa ofrezca su mejor. Su participación es una incógnita que puede acabar en éxito arrollador... o en batacazo.

Australia: Una lesión le impide contar con su mejor jugador, Patty Mills, pero aun así el bloque 'aussie' es uno de los más potentes del torneo. No cuentan con una superestrella, pero cuentan con 4 NBA en sus filas (Matthew Dellavedova, Cameron Bairstow, Aron Baynes y el recientemente drafteado con el número 4 Dante Exum) y jugadores de probada trayectoria como Joe Ingles, Nathan Jawai, David Andersen o Brad Newley. Sin duda, un rival durísimo para cualquier equipo.

Serbia: No vive la selección balcánica su mejor momento, pero mimbres tiene para que sus estrellas están inspiradas, lograr meterse en la lucha por las medallas. Del rendimiento de Milos Teodosic dependerá en gran medida lo lejos que llegue en el torneo, Nenad Krstic es un valor seguro bajo los aros y el paso adelante debe llegar de jóvenes como Nemanja Bjelica o el jugador de Milwaukee Bucks Miroslav Raduljica.

Lituania: El conjunto báltico no falla, siempre está en la pelea por las medallas y ya ha rascado más de un metal cuando nadie contaba con ellos para la pelea. Clásicos como Maciulis, Pocius, los hermanos Lavrinovic, Jankunas o Jasaitis son absolutamente fiables, pero necesitarán de una buena versión de sus dos pívots NBA: Jonas Valanciunas, cada vez mejor en Toronto Raptors, y Donatas Motiejunas, joven promesa de Houston Rockets.

Sin olvidar a...

Pese a que una medalla suena a utopía, una vez llegados a los cruces, hay varias selecciones que pueden dar más de un susto a los favoritos.

Eslovenia viene de hacer un gran Eurobasket y cuenta en sus filas con Goran Dragic, uno de los mejores bases de la NBA; Puerto Rico cuenta con talentos como JJ Barea (Minnesota Timberwolves o los exNBA Carlos Arroyo y Renaldo Balkman; Turquía, subcampeona del mundo, quiere olvidar sus últimos fracasos de la mano de Asik y Preldzic; Ucrania es un equipo sólido y rocoso capaz de complicar la vida a cualquiera; y Finlandia fue la gran sorpresa del pasado Eurobasket de la mano de Petteri Koponen.

Objetivo: pasar la primera fase

Pasar la primera fase y llegar a los cruces de octavos de final se podría considerar un éxito para muchas de las selecciones presentes en el Mundial de España.

El sorteó deparó que el A y el B fueran grupos mucho más poderosos que el C y el D

Irán, campeona de Asia, ha tenido la mala suerte de verse en el grupo más difícil del campeonato, pero que nadie piense que la selección liderada por el exNBA Hamed Haddadi pondrá las cosas sencillas a sus rivales. También en el A está Egipto, que deberá conformarse con tener una participación lo más digna posible.

La atlética selección de Senegal, con el poderoso pívot Gorgui Dieng al frente, también promete presentar batalla en el B, otro grupo de lo más complicado. Filipinas parte a priori como la cenicienta, pero de la mano del NBA Andray Blatche intentará dar alguna sorpresa ante los favoritos.

El Grupo C será liderado sin discusión por Estados Unidos, pero las otras tres plazas permanecen muy abiertas. República Dominicana y Nueva Zelanda no le pondrán las cosas sencillas a Ucrania, Finlandia y Turquía. Un grupo que promete más de una sorpresa.

Al menos una plaza del grupo D irá para Angola, México o Corea del Sur, sin duda un gran éxito para el que la consiga. Lituania y Australia parecen inaccesibles para ellos, pero Eslovenia hará bien en andarse con cuidado.