La necesidad de José Mourinho de tener un zaguero central de primera línea en Manchester United será resaltada el fin de semana cuando el equipo se enfrente con un defensor cuya dominante presencia ha sentado las bases para la excelente campaña de Liverpool en la Liga Premier inglesa.

Las actuaciones de Virgil van Dijk están ayudando a cambiar la conversación sobre Liverpool. Ya no se trata solamente del trío de ataque de Mohamed Salah, Sadio Mané y Roberto Firmino, como lo fue la campaña pasada cuando Liverpool llegó a la final de la Champions apoyado en su poderío goleador.

Esta campaña, es la defensa de Liverpool la que está ganando los elogios, habiendo conseguido 12 partidos sin permitir goles de un total de 23 duelos en todas las competencias, y apenas seis goles en 16 partidos en la Premier, el mejor en la liga.

Esas son cifras que sin dudas impresionarán a Mourinho antes de su nuevo viaje a Anfield el domingo para un encuentro Liverpool-Man United que es usualmente el más prominente del fútbol inglés.

Mourinho es un técnico que se ha enorgullecido de solidez defensiva a lo largo de su laureada carrera. United fue uno de los pocos equipos que consiguió mellar el ataque de Liverpool la campaña pasada, con un empate de 0-0 en Anfield antes de vencer a sus rivales 2-1 en Old Trafford.

En total la temporada pasada, United permitió solamente 28 goles en la liga.

Así que el hecho de que United, cuando ni se ha llegado a la mitad de la temporada, ha tolerado ahora 26 goles, será una preocupación grande para el técnico portugués. Y da fuerza a sus demandas de contratar a un zaguero central de calidad en el verano pasado, cuando la junta del club le negó los fondos.

¡Cómo desearía Mourinho tener a un jugador como Van Dijk, que está mostrando con cada actuación que es el ejemplo máximo de un zaguero central moderno y que vale cada centavo de los 75 millones de libras (99 millones de dólares) que Liverpool pagó por él en enero!

Poderoso en el aire, calmado con el balón a los pies, rápido y con un excelente sentido posicional, Van Dijk lo tiene todo.

Con el holandés liderando la defensa, Liverpool no ha permitido goles en 15 de sus últimos 19 partidos en casa en todas las competencias. La vitoria de 1-0 sobre Napoli, que le aseguró el pase a octavos de final en la Liga de Campeones, le dio a Liverpool su sexto partido sin tolerar goles de ocho duelos en casa en la Champions.

Así de duro es el reto que enfrenta Manchester United, que ya está 16 puntos debajo del líder Liverpool, en sexto lugar.

Mientras tanto, la defensa de United continúa trastabillando. El embarazoso autogol de Phil Jones en la derrota de 2-1 contra Valencia el miércoles en la Liga de Campeones fue el más reciente error de la zaga, que esta diezmada por lesiones de Chris Smalling, Luke Shaw, Victor Lindelof y Marcos Rojo.