En un clásico de suspenso propio de los playoffs de la NFL, el pateador Mason Crosby se vistió de héroe con los Packers. También puede considerársele el asesino en el filme, pues liquidó a los Cowboys y a su esperanzadora temporada.

Crosby convirtió un gol de campo de 51 yardas, justo cuando el tiempo se agotaba, y Green Bay superó el domingo 34-31 a Dallas, para avanzar al partido por el título de la Conferencia Nacional.

El gol de campo fue antecedido por un envío de 36 yardas de Aaron Rodgers a Jared Cook, quien alcanzó a tocar el terreno con las puntas de los pies antes de abandonarlo por una banda. La jugada llegó en tercera y 20, con 12 segundos por jugarse.

"Me encanta tener la oportunidad de estar ahí para hacer esas jugadas", comentó Rodgers, quien lanzó para 320 yardas y dos anotaciones por los Packers (12-6), que hilaron su octava victoria consecutiva. Durante esa racha positiva, Rodgers ha lanzado 21 pases de anotación.

Cook encabezó a Green Bay con 104 yardas mediante sus recepciones.

Los Cowboys (13-4), que lideraron la Nacional en la campaña regular, se complicaron la vida al comienzo del duelo y llegaron a estar abajo por 18 putos. Pero empataron el marcador dos veces en los últimos cinco minutos, apoyados por sus espectaculares novatos Dak Prescott y Ezekiel Elliott, quienes no parecieron amedrentarse durante su primer compromiso de postemporada.

"No íbamos a detenernos, independientemente de cuál fuera el marcador", relató Prescott. "Esto muestra el verdadero carácter de este equipo".

En los últimos 1:38 minutos del partido, se convirtieron tres goles de campo de más de 50 yardas —dos de Crosby y uno de Dan Bailey, que permitió a los Cowboys igualar el marcador por segunda vez.

De hecho, Crosby tuvo que convertir el gol de campo definitivo en dos ocasiones. Su primer intento se invalidó debido a que el entrenador de Dallas, Jason Garrett, solicitó una pausa justo antes de que se realizara el centro.

La semana pasada, Rodgers brilló durante la victoria sobre los Giants de Nueva York en el duelo de comodines, con un pase desesperado justo antes del intermedio. Ahora, resultó crucial su lanzamiento a Cook.

Como resultado, el quarterback librará un duelo ante Matt Ryan, de Atlanta, otro candidato al premio para el Jugador Más Valioso de la temporada. El próximo domingo marcará la tercera vez que Rodgers juegue una final de la Conferencia Nacional, todas como visitante.

"¡Hombre, fue un esfuerzo increíble! ¡Qué partido!", exclamó Rodgers. "Vamos a celebrar esto ya viajar a Atlanta. Matt ha tenido una campaña tremenda. Ahora sólo trataremos de disfrutar esto".

La victoria de Green Bay fue la primera de un visitante después de 12 triunfos consecutivos de los locales en los playoffs, una racha que se remontaba a la campaña anterior.

Los Cowboys estuvieron cerca de ser apenas el tercer equipo en la era del Super Bowl que ha remontado un déficit de 15 puntos en el cuarto periodo. El primero fue precisamente Dallas en 1972, cuando Roger Stauback protagonizó un triunfo por 30-28 sobre San Francisco.

En vez de ello, los Cowboys sufrieron su quinto revés seguido en la ronda divisional. No avanzan a la final de conferencia desde hace 21 años.

"Yo estaba decepcionado, porque tuvimos la oportunidad de ponernos arriba por tres anotaciones, con el marcador en 28-13 y de dificultarles las cosas, pero me interceptaron en tercer down", dijo Rodgers, quien vio interceptados sus primeros dos envíos durante la racha de triunfos de Green Bay. "Pero pudimos reaccionar y montar dos buenas ofensivas hacia el final del partido".