En el comienzo de una cumbre de la OTAN en la que abundan ya los reproches entre Europa Occidental y Estados Unidos, al menos el Mundial de fútbol ha representado un tema de concordia y buen humor para algunos líderes. Otros, han aprovechado el tema para hacer alusiones tácitas a temas polémicos.

La primera ministra británica Therea May y su homólogo belga habían intercambiado ya camisetas de sus selecciones durante la cumbre de la Unión Europea. Dos semanas después, Inglaterra enfrentó a Bélgica en el Mundial.

El miércoles, May enriqueció su colección de casacas, con una de Croacia, que enfrentaba a los ingleses más tarde en la semifinal.

May y el primer ministro croata Andrej Plenkovic se reunieron en el marco de la cumbre de la Alianza Atlántica para hacer el intercambio amistoso de camisetas. May se dijo convencida de que Inglaterra avanzará a la final, algo que sólo ha conseguido una vez, como local en 1966.

“Gareth Southgate y los chicos han hecho un excelente trabajo”, dijo May, en referencia al técnico inglés. “Y estoy segura de que van a hacerlo muy bien. Simplemente les deseo la mejor de las suertes”.

El intercambio anterior de casacas no le trajo mucha suerte a Inglaterra, vencida por Bélgica en la fase de grupos. Pero la selección belga fue eliminada por Francia en la otra semifinal, en una parte del cuadro que Inglaterra evitó al perder aquel encuentro.

Y a la cumbre asisten tanto el presidente francés Emmanuel Macron como el primer ministro belga Charles Michel.

Durante el discurso inaugural, Michel se desvió de las discusiones sobre gasto militar para dar su opinión acerca de la victoria por 1-0 que logró Francia. Mientras lo escuchaban los otros 28 líderes asistentes, Michel le habló directamente a Macron y le dijo: “Francamente, Emmanuel, ayer la selección francesa fue muy afortunada”.

“Los belgas en general no son muy chovinistas”, añadió. “Pero Bélgica jugó un gran partido ante Francia”.

Luego, el jefe de gobierno de Bélgica trató de llevar la conversación de vuelta a los temas militares.

“Como en el fútbol, el juego limpio y el espíritu de equipo es lo que necesitamos más que nunca”, dijo Michel, en una no muy velada referencia al presidente estadounidense Donald Trump, quien se pregunta insistentemente por qué su país soporta una pesada carga financiera para defender a Occidente.

Trump no respondió de inmediato. Después de todo, Estados Unidos no se clasificó para el Mundial de Rusia. En cambio, encabezó una candidatura exitosa con México y Canadá para realizar la Copa del Mundo en 2026.

Los líderes de los 29 aliados que conforman la OTAN se reúnen en Bruselas para su cumbre anual.