El Madrid tiene pocos días para componerse ante otro clásico

El capitán del Real Madrid Sergio Ramos temió lo peor luego que Luis Suárez anotó el tercer gol del Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu — una definición a lo Panenka al cobrar un penal — para...

El capitán del Real Madrid Sergio Ramos temió lo peor luego que Luis Suárez anotó el tercer gol del Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu — una definición a lo Panenka al cobrar un penal — para darle el golpe de gracia a las posibilidades del equipo de alcanzar la final de la Copa del Rey.

"¡Vamos que nos meten seis!”, arengó el defensor madridista a sus compañeros.

Barcelona ya se había asegurado el pase a su sexta final consecutiva para entonces, pues el Madrid tendría que anotar cuatro goles en unos 20 minutos para revertir el resultado, pero Ramos quería evitar una humillación mayor en casa.

Lo hicieron, pero los hinchas del Madrid ya habían comenzado a irse. El tercer gol fue lo suficientemente humillante.

La victoria 3-0 del Barcelona y el 4-1 en el global el miércoles mantuvieron el club catalán en el sendero para ganar una quinta Copa consecutiva, algo sin precedentes.

La tarea del Real Madrid es más difícil. Tiene apenas tres días para componerse para otro clásico.

"Hemos caído con honor, pero estamos tristes porque es un golpe duro”, dijo el técnico del Madrid Santiago Solari. "En el fútbol hay que ponerse muy rápido de pie. De igual manera que si uno gana no puede perder la perspectiva”

Los equipos se miden de nuevo el sábado en un duelo de la Liga española también en el Bernabéu, que el diario español Marca ahora denomina “Camp Bernabéu” por los recientes éxitos del Barça allí.

La derrota del miércoles fue la segunda consecutiva por 3-0 del Madrid ante su clásico rival en el Bernabéu. En sus 17 encuentros allí en la última década, Barcelona ha ganado 10, comenzando con una paliza de 6-2 durante la etapa del técnico Pep Guardiola con los blaugranas en 2009. Otros fracasos rotundos son uno de 4-0 en la Liga y el 2015 y uno de 4-3 en la Liga en el 2014.

El Madrid no ha vencido a Barcelona en sus últimos cinco partidos en ambos estadios. La última victoria del Real Madrid fue en la final de la Supercopa de España en 2017.

Otro revés en casa el sábado acabaría virtualmente con las esperanzas de título del Madrid en la Liga, rezagado a nueve puntos debajo del líder Barcelona. Dejaría la Liga de Campeones como la única competencia en la que el club aún puede llevarse un trofeo en su primera campaña sin Cristiano Ronaldo en casi una década.

Las cosas pudieron haber sido diferentes el miércoles si el joven delantero Vinicius, considerado como la próxima gran estrella del equipo, no se hubiera perdido tantas oportunidades claras de anotar en la primera mitad, cuando el Madrid dominó y se mereció al menos un gol.

El brasileño de 18 años jugó bien, creando muchas oportunidades de anotar, pero no consiguió capitalizar.

“Es algo que se puede mejorar, evidentemente con el paso del tiempo, con madurez y entrenándose en los partidos", dijo Solari de Vinicius Junior. “Evidentemente también se puede mejorar entrenando. Mientras más se juega, más se aprende. El resto es horas y horas de práctica, sucede en cualquier otro rubro",

“En la oportunidad que tengamos tenemos que hacer gol”, dijo el mediocampista Casemiro. “Hemos hecho una de las mejores primeras partes del año, pero no es culpa de uno o de otro. Si perdemos, perdemos todos. Si ganamos, ganamos todos".

Algo que le hizo más difícil de aceptar la derrota al Madrid fue el hecho de que se produjo en un día en el que Lionel Messi hizo poco o nada para ayudar a su equipo. Messi venía de un partido brillante contra Sevilla el fin de semana, con tres goles y una asistencia, pero no incidió el miércoles.

El argentino solamente jugó parte del empate 1-1 en el duelo de ida en el Camp Nou debido a una lesión en la pierna derecha. Tampoco estuvo cuando Barcelona apaleó al Madrid 5-1 en la Liga al inicio de la temporada.

Suárez brilló en su ausencia, anotando dos veces y participando en la jugada que llevó al autogol de Raphael Varane.

Ernesto Valverde celebró su 100mo partido al frente de Barcelona el miércoles y tiene la oportunidad de asestar otro doble golpe con una repetición del resultado en su 101ro el sábado, sacando al Madrid de la contienda en la Liga.

"El partido del sábado tiene la misma importancia que antes y tenemos que mejorar para ganar el sábado aquí”, dijo Valverde. “Tenemos otros jugadores aparte de Leo que hacen goles. Luis Suárez tiene unos datos tremendos en la historia del Barça y Leo no sólo hace goles, genera mucho fútbol".