El Real Madrid sufrió el sábado su cuarta derrota de la actual liga española, esta vez por 1-0 y en condición de local frente al Villarreal, y prácticamente se despidió de la disputa del campeonato, por el que siguen pujando con fuerza Atlético de Madrid y Valencia.

El vigente campeón Madrid se ubica cuarto con 32 puntos, 16 menos que el líder Barcelona, que juega el domingo contra la Real Sociedad por la 19na fecha.

El Atlético, entre tanto, sigue escoltando al Barsa con 42 puntos tras vencer 1-0 al Eibar, y el Valencia es tercero con 40, después de tumbar 2-1 al Deportivo La Coruña, también a domicilio.

El Madrid solo ha ganado tres de sus últimos nueve cotejos ligueros, aunque tiene un partido pendiente contra Leganés, aplazado en diciembre por la disputa del Mundial de Clubes.

“Es una mala racha que dura. Lo hicimos todo. No puedo reprochar nada a mis jugadores. No merecimos este palo, pero hay vida”, declaró el técnico del Madrid, Zinedine Zidane. "Esto no tiene explicación. Tenemos que meterla".

La crisis en la entidad blanca dio una vuelta de tuerca con el tanto de Pablo Fornals a los 87 minutos, que dejó al ahora quinto Villarreal a una sola unidad del cuadro madridista.

El mediocampista Toni Kroos, se mostró bastante más pesimista que Zidane.

“Tenemos que centrarnos en clasificarnos para la Champions de la próxima temporada, creo que ese debe ser el objetivo del Madrid en lo que resta de temporada”, dijo Kroos.

El Atlético volvió a dejar su arco invicto y sacó máximo redito del cuarto tanto liguero de Kevin Gameiro, forjado al contragolpe a los 27 minutos, mientras que el Eibar vio truncada una racha de tres victorias seguidas y se mantiene séptimo con 27 unidades.

El equipo dirigido por el argentino Diego Simeone jugó sin los sancionados Diego Costa, Stafan Savic y Gabi Fernández, pero Gameiro aprovechó una generosa cesión de Antoine Griezmann y Jan Oblak puso el cerrojo en la segunda mitad, cuando el Eibar achuchó hasta el final.

Gonzalo Guedes y Rodrigo Moreno marcaron a los 37 y 64 minutos por el Valencia, que se benefició de dos errores del Deportivo para sumar su quinta victoria fuera de casa. El arquero Rubén Martínez falló lamentablemente en el gol de Guedes, y el central Raúl Albentosa facilitó el de Rodrigo, pero los visitantes crearon multitud de ocasiones ante el cuadro deportivista, que recortó por vía de Florin Andone (88) y sigue 17mo.

El Girona, noveno, arrolló por 6-0 al colista Las Palmas con un triplete de Michael Olunga y la décima diana liguera del uruguayo Cristian Stuani.

La afición madridista exigía una mejora en el juego, y el equipo de Zidane fue amo y señor de los 45 minutos iniciales, en los que generó hasta media docena de ocasiones claras. La mayoría las protagonizó Cristiano Ronaldo, quien arrancó con un tiro libre desviado al travesaño por Sergio Asenjo.

El Villarreal apenas inquietó con una tímida aproximación del colombiano Carlos Bacca, mientras que Luka Modric ejerció de faro del Madrid y habilitó a Cristiano en un par de aperturas que el actual Balón de Oro no acertó a definir.

El dominio blanco siguió con un recorte y derechazo ajustado de Gareth Bale y nuevo remate en boca de gol de Cristiano, que sacó otra vez Asenjo al filo del descanso.

Tras la reanudación, el ex madridista Denis Cheryshev entró en escena por el Villarreal con una acción fulgurante, en que encaró el arco desde la frontal del área y soltó un zurdazo raso y ligeramente desviado.

La mejora visitante fue visible, mientras que el Madrid no igualó las prestaciones del primer tiempo, aún con la entrada a Lucas Vázquez y Marco Asensio por Bale e Isco Alarcón.

La delantera local, reducida a la presencia de Cristiano, acabó desfondada y sin ideas, sumando apenas remates sin premio de sus centrocampistas: Carlos Casemiro, Toni Kroos y Modric.

Con el Madrid volcado en busca de un gol redentor, el Villarreal encontró el momento perfecto para morder, y decantó la balanza en un contragolpe de vértigo conducido por Cheryshev y finiquitando con un excelso globo de Fornals, tras una primera parada del costarricense Keylor Navas sobre Enes Unal.

“Nos pillaron descolocados. No sé qué pasa. Falta de actitud no fue”, consideró Nacho. “Sigo pensando que hay posibilidades, aunque cada vez son mucho menores”.