El Atlético de Madrid no pasó del empate sin goles el sábado en su visita al recién ascendido Alavés, y quedó un poco más lejos de la punta de la clasificación en la liga española, que sigue comandando con solvencia el Real Madrid.

Los blancos, que cuentan 43 puntos, reciben el domingo a la Real Sociedad, que marcha quinta con 35 unidades y podría superar al Atlético, actual cuarto con 36, en caso de victoria. El Barcelona, rival dominical del Betis, es tercero con 41 puntos.

El cuadro dirigido por el argentino Diego Simeone se mostró incapaz de tumbar al Alavés que entrena su compatriota, Mauricio Pellegrino y, tras dos empates ligueros consecutivos, quedó expuesto a perder la última plaza que da opción a jugar la próxima Liga de Campeones.

"El punto sabe a poco, aunque el Alavés fue superior en la primera parte. Ahora toca centrarse en el Barsa", resumió el arquero madrileño Miguel Moyá, refiriéndose a las semifinales de la Copa del Rey, que el Atlético disputará el miércoles contra el conjunto azulgrana sin el concurso del central uruguayo José Giménez, quien sufrió una lesión muscular en el muslo derecho.

El Alavés, también semifinalista copero el jueves contra el Celta de Vigo, marcha 12do en la liga con 24 puntos, 11 por encima de la zona del descenso.

"Hicimos un partido muy completo y dominamos a un Atlético que es uno de los mejores equipos del mundo, pero la pelota no entró", lamentó el atacante del conjunto vitoriano, Víctor Camarasa.

Pellegrino, por su parte, se mostró más que satisfecho con el desempeño de su equipo. "Hicimos uno de los mejores partidos de la temporada. Merecimos ganar", declaró el argentino.

En otros encuentros de la jornada, el Villarreal salió de una racha de tres derrotas con un cómodo triunfo de 2-0 sobre el colista Granada.

Bruno Soriano anotó a los 42 minutos y Álvaro González a los 73 por el Villarreal, que sigue sexto con 34 puntos, uno debajo de la Real y dos respecto al Atlético.

Séptimo con 30 unidades marcha el Celta que dirige el también argentino, Eduardo Berrizo, y que venció 2-0 en cancha del Leganés, otro recién ascendido.

Los celestes, que venían de eliminar al Madrid en la copa, apenas sufrieron para llevarse el triunfo por la 20ma fecha del campeonato. Alvaro Lemos (32) abrió el marcador con un disparo ajustado al poste y John Guidetti (66) sentenció al transformar un penal sobre Pione Sisto.

Los "pepineros", que hilvanan ocho fechas sin ganar, van 17mos, alejados por cinco puntos de la zona del descenso.

Sergi Enrich marcó un gol y repartió dos asistencias en el triunfo por 3-1 del Eibar, actual noveno clasificado con 29 unidades, sobre el 16to, Deportivo La Coruña.

Adrián González abrió la cuenta a los 4 minutos con un disparo lejano por el conjunto armero, Enrich (15), amplió de tiro cruzado y, tras el momentáneo recorte de cabeza del deportivista Emre Colak (19), el delantero local asistió de nuevo a Florian Lejeune (72) para el tanto definitivo.

Alavés y Atlético disputaron un partido entretenido y equilibrado, aunque algo más meritorio para los locales, quienes se acercaron a menudo al arco rival.

El primer arribo, sin embargo, fue de los rojiblancos y a balón parado, aunque la volea forzada de Antoine Griezmann acabó fuera, tras servicio escorado de Jorge Resurreción "Koke".

La posesión de la pelota era mayormente del equipo dirigido por Pellegrino, que también disfrutó de una buena oportunidad en tiro libre, con volea al travesaño de Víctor Laguardia, cuyo rebote tampoco acertó a remachar Deyverson.

También amenazaron al contragolpe los vitorianos, aunque Ibai Gómez no encontró los tres palos tras pase horizontal de Kiko Femenía y el incansable Víctor Camarasa se topó con Moyá al arranque del segundo tiempo.

Las cosas empeoraron para el equipo de Simeone con la lesión de Giménez, quien abandonó la cancha entre lágrimas y asistió desde la banca al arreón del Alavés, capaz de generar un nuevo cabezazo desviado de Deyverson y un zapatazo de Edgar Méndez que neutralizó Moyá.

El portero fue el mejor del Atlético, pues también sacó un zurdazo de Theo Hernández, aunque se luciera igualmente en el arco opuesto Fernando Pacheco, al rebañar un balón al argentino Nicolás Gaitán, torpe en el control definitivo tras escapada.

En un tramo final tenso y con múltiples roces, las ocasiones visitantes se resumieron en un tiro libre directo alto de Griezmann, y las locales acabaron también a balón parado, cuando Hernández ejecutó una rosca de larga distancia que se envenenó y por poco esquivó el arco rojiblanco.

"Hicimos un mal partido. El Alavés fue superior en intensidad. Hay que mejorar", resumió Simeone.