Egipto le dio más dramatismo a la Copa Africana de naciones, al asegurar el último boleto disponible a semifinales el domingo, con un tanto a los 87 minutos que significó la victoria por 1-0 sobre Marruecos.

La selección egipcia, que disputa su primera Copa Africana en siete años, triunfó gracias a Mahmoud Kahraba, quien remató de volea tras una melé en el área, cerca del final

Se completó así el grupo de semifinalistas, que incluye a las tres selecciones más exitosas en la historia del certamen, así como a un equipo sorpresivo que jamás se ha coronado.

Egipto, el máximo ganador con siete copas, se medirá a la sorpresa, Burkina Faso, el miércoles. Ghana y Camerún, que han ganado el torneo cuatro veces, chocan el jueves.

Los dos hermanos Ayew anotaron y Ghana sobrevivió al reto que le planteó Congo para imponerse 2-1, también el domingo.

Jordan Ayew dio a Ghana la delantera a los 63 minutos y su hermano Andre convirtió un penal que significó el triunfo a los 78. Congo había empatado provisionalmente el duelo en el Stade d'Oyem.

El tanto de la igualdad, en un disparo de larga distancia de Paul Jose Mpoku a los 66, abrió la posibilidad de que Congo consiguiera otro triunfo sorpresivo.

Pero Ghana conservó la calma y se estableció como uno de los favoritos al título, luego que Senegal quedó eliminado el sábado por Camerún.

El momento clave en Oyem llegó cuando Christian Atsu persiguió un pase en profundidad y recibió una falta de Lomalisa Mutambala.

Desde los 11 pasos, Andre Ayew convirtió, y la selección ghanesa avanzó a la ronda de los cuatro mejores por sexta ocasión consecutiva en la Copa Africana. Pero Ghana no se corona en este certamen desde 1982.

Congo quedó fuera tras una estupenda participación en la que se clasificó desde un grupo en el que figuraban Costa de Marfil y Marruecos.