Carson Wentz cargó a los Eagles al título de su división. Ahora, Nick Foles tendrá la responsabilidad de conseguir la primera corona de Super Bowl para Filadelfia.

Wentz, el estelar quarterback de los Eagles, se perderá el resto de la temporada regular y los playoffs al confirmarse un desgarro de ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, informó el entrenador Doug Pederson el lunes.

Wentz, uno de los favoritos a llevarse el premio al Jugador Más Valioso de la NFL, fue sometido a una resonancia magnética el lunes, la que reveló la gravedad de la lesión. Wentz abandonó el partido del domingo en Los Ángeles, cerca del final del tercer periodo. El suplente Foles guio a los Eagles (11-2) a una victoria por 43-35 sobre los Rams, que le aseguró al equipo el título en el Este de la Conferencia Nacional y lo puso en la cima de la NFC a falta de tres partidos para el final de la campaña regular.

Los Eagles han superado varias lesiones claves y ahora tendrán que seguir adelante sin su jugador más indispensable. El left tackle Jason Peters _elegido nueve veces al Pro Bowl_, el running back Darren Sproles, el linebacker estelar Jordan Hicks y el capitán de equipos especiales Chris Maragos de antemano se encuentran fuera por el resto de la temporada debido a lesiones.

"Si acaso existe una oportunidad para que yo guíe a la tropa como entrenador en jefe, ahora sería el momento", declaró Pederson. "Uno no puede perder la fe. Este ha sido un equipo resistente toda la temporada".

Después de ser titular en todos los 16 juegos de su campaña como novato, Wentz dio un salto gigantesco este año. Lanzó para 3.296 yardas e impuso un record de la franquicia para una sola temporada con 33 pases de touchdown, al tiempo que apenas sufrió cinco intercepciones.

Foles llevó a Filadelfia a un par de goles de campo en series ofensivas consecutivas contra los Rams. Tiene marca de 20-17 como titular en seis campañas con los Eagles, Rams y Chiefs.

Seleccionado en la tercera ronda del draft por el entonces entrenador Andy Reid en 2012, Foles cumple su segundo ciclo en Filadelfia. Reemplazó al lesionado Michael Vick en 2013 y alcanzó la final de la NFC en la primera temporada de Chip Kelly como entrenador. Foles empató un record de la NFL con siete pases de touchdown en un partido en Oakland en noviembre de 2013, cerrando esa temporada con 27 pases de anotación y solo dos intercepciones. Los Eagles perdieron en casa ante Nueva Orleáns en los playoffs. Foles jugó en el Pro Bowl y fue el MVP de ese partido.

Pederson insistió en que la ofensiva no tendrá cambios con Foles al frente.

"Se trata de un jugador altamente inteligente", subrayó Pederson.