Los dueños de equipos del béisbol de las Grandes Ligas aseguraron que su comisionado siga en el cargo y también prolongaron el contrato con su principal socio televisivo.

Pero toda decisión sobre acelerar los juegos para que quizás se pueden disfrutar más tendrá que esperar

Después de concluir dos días de reuniones en un hotel próximo al estadio SunTrust Park de los Bravos de Atlanta, los dueños anunciaron un nuevo contrato para el comisionado Rob Manfred, un vínculo que abarcará hasta el término de la temporada regular de 2024. Manfred, de 60 años de edad, inició un primer mandato de cinco años en enero de 2015.

“Parece que hace solo 15 minutos estaba esperando en un día muy feo en la suite de un hotel que no era agradable en Baltimore a la espera de conseguir los votos. ¿Creo que eran 23?”, bromeó Manfred, quien superó a otros dos candidatos para reemplazar a Bud Selig en agosto de 2014. “Parece casi que imposible que han pasado cuatro años”.

Los dueños también concretaron un nuevo acuerdo de televisión con Fox, a la que aún le quedaban tres temporadas en su actual contrato de ocho años y con el que MLB cobra un promedio de 525 millones de dólares por temporada.

La extensión de siete años, hasta 2028, devengará algo más de 5.000 millones a MLB, un incremento de casi 36% para un pago anual de 715 millones por temporada.

A Manfred se le consultó si los dueños no dudaron en comprometerse a un acuerdo tan largo, especialmente al considerar la cambiante dinámica en las transmisiones de televisión y en streaming.

“Soy un convencido de la idea de cuando se tiene a un bueno, pese a una panorama de incertidumbre, esos buenos socios encuentran la forma de navegar ese panorama de incertidumbre”, dijo el comisionado.

El pacto de MLB con Fox, vigente desde 1996, abarcará siete años adicionales hasta la campaña de 2028. El mismo incluye las transmisiones de la Serie Mundial, el Juego de Estrellas y cobertura extensiva de los playoffs en el canal principal y FS1, su canal de deportes.

Bajo el nuevo acuerdo, Fox se compromete a transmitir más juegos de la serie de campeonato de liga en su canal principal, a partir de 2019. Fueron criticados por transmitir, salvo uno, todos los juegos de la serie de siete entre los Dodgers de Los Ángeles y los Cerveceros de Milwaukee en FS1, que tiene menos alcance.

MLB también cerró un acuerdo de tres años DAZN, un servicio de suscripción para transmisiones de video vía streaming que dirige el ex presidente de ESPN John Skipper. Manfred lo definió como un componente clave en la estrategia de MLB de llegarle a una nueva generación de aficionados.

DAZN coproducirá un programa nocturna con lo mejor de la jornada en la MLB Network en Secaucus, Nueva Jersey, y podrá pasar cortos de los juegos entre lunes y viernes, un acuerdo que no interfiere con las emisiones de Fox y ESPN en los fines de semana.

"Los dueños han mostrado coraje, porque somos nuevos”, dijo Skipper.

Aunque los contratos con Manfred, Fox y DAZN eran anticipados, el béisbol no ha podido alcanzar un consenso para darle impulso a un deporte que sufrió un declive del 4% en concurrencia esta temporada para quedar en 69,5 millones, su menor cantidad desde 2003.

Manfred y los dueños siguen buscando maneras para que los juegos sean más expeditos. Los juegos de nueve innings promediaron 3 horas y 4 minutos en 2018. Aunque eso fue 4 minutos menos que la temporada, aún quedó como el tercer promedio más alto en la historia.

El propio estilo de juego ha sido foco de críticas por depender en demasía del jonrón para superar las formaciones defensivas especiales y recurrir más al bullpen.

Tampa Bay, en particular, empezó a emplear a relevistas para abrir juegos, asignándoles un inning o dos antes de iniciar una sucesión de cambios. Si bien las mayores registraron un récord de jonrones en 2017 y se mantuvo cerca de ese nivel este año, los ponches excedieron los hits por primera vez en 2018, con el promedio colectivo de bateo descendiendo a .248 _ el más bajo desde 1972, un año antes del debut del bateador designado en la Liga Americana.

Chris Marinak, el vicepresidente de MLB para estrategia, tecnología e innovación, dio un reporte a los dueños sobre esos temas.

Manfred no entró en detalles al advertir que prefiere alcanzar un acuerdo consensuado con el gremio de peloteros. Ello incluye una decisión sobre el uso de un cronómetro para los lanzamientos, lo cual los dueños pueden imponer sin el visto bueno de los jugadores al amparo del contrato colectivo.