Drama del descenso en Alemania se pospone hasta última fecha

Pospuesto. La puja de Hamburgo y Wolfsburgo por la permanencia en la Bundesliga acabará de definirse en el último día de la temporada tras las derrotas por amplio margen que sufrieron ambos el sábado...

Pospuesto. La puja de Hamburgo y Wolfsburgo por la permanencia en la Bundesliga acabará de definirse en el último día de la temporada tras las derrotas por amplio margen que sufrieron ambos el sábado en la penúltima fecha.

Hamburgo, el único club que siempre ha estado en la máxima categoría desde el inicio de la liga en 1963, cayó 3-0 en su visita al Eintracht Frankfurt. Hubiera descendido por primera vez, pero Wolfsburgo perdió 4-1 ante Leipzig.

Wolfsburgo se mantiene en la plaza del playoff por el descenso, con una diferencia de dos puntos sobre Hamburgo, asfixiado en la zona de descenso directo.

En la última fecha, el próximo sábado, Wolfsburgo recibirá Colonia, equipo de antemano condenado al descenso. Hamburgo dependerá de una victoria ante Borussia Moenchengladbach y la ayuda de Colonia.

También el sábado, Mainz aseguró la permanencia al ganar 2-1 en la cancha de Borussia Dortmund, que desperdició la oportunidad de afirmarse en el tercer lugar.

Freiburgo también garantizó que no terminará en la zona de descenso directo, pese a que perdió 3-1 de visitante ante Borussia Moenchengladbach.

Schalke selló el segundo lugar con una victoria 2-1 ante Augsburgo.

Bayern Múnich, que sentenció el título con cinco fechas de anticipación, remontó para vencer 3-1 a Colonia.

Bayer Leverkusen sigue prendido en la lucha por el último boleto para la próxima Liga de Campeones tras empatar 0-0 en el campo de Werder Bremen.

Quinto en la clasificación, el Leverkusen está empatado en puntos con Hoffenheim, pero éstos tienen una mejor diferencia de goles. Hoffeinheim perdió 2-0 de visita a Stuttgart, cuyos goles fueron obra de Mario Gómez.

Además, Hannover perdió 3-1 ante Hertha Berlín.

El delantero del Bayern Robert Lewandowski anotó su gol número 29, consolidándose al frente de la tabla de cañoneros, en el partido contra Colonia. Pero el jugador polaco se irritó cuando fue reemplazado y no quiso saludar al técnico Jupp Heynckes al salir de la cancha. Heynckes, quien defendió a Lewandowski de las críticas tras irse sin anotar frente al Real Madrid en las semifinales de la Champions, fue sustituido por Sandro Wagner a falta de 15 minutos del final.