Clayton Kershaw y Jacob deGrom batallaron en un inesperado duelo monticular, Matt Kemp aportó un grand slam y los Dodgers de Los Ángeles vencieron el sábado por 8-3 a unos Mets de Nueva York en declive.

Los Dodgers han ganado 11 juegos en fila frente a los Mets desde mayo de 2016, lo que iguala su mayor racha en la rivalidad. Los Ángeles derrotaron a Nueva York en 11 ocasiones en fila entre 1963 y 1964.

Kershaw cedió dos carreras a lo largo de tres innings en un sorpresivo regreso de la lista de lesionados. Realizó 55 lanzamientos, iniciando con solidez antes de tener que batallar en su último inning. El zurdo novato Caleb Ferguson (1-1) lo reemplazó en el montículo para salir ileso de una situación complicada a lo largo de cuatro innings en blanco, con lo que se apuntó su primer triunfo en Grandes Ligas.

DeGrom (5-3) permitió tres carreras limpias en seis innings, incluyendo el 14to cuadrangular de Max Muncy en la primera entrada. Ingresó al partido como líder de las mayores en efectividad con 1.51 y no había recibido tres carreras limpias en un juego desde el 16 de abril, cuando enfrentó a Washington.

Por los Dodgers, los cubanos Yasmani Grandal de 3-1 con dos anotadas, y Yasiel Puig de 5-1. El puertorriqueño Enrique Hernández de 3-0 con par de anotadas y una producida.

Por los Mets, los dominicanos José Bautista de 3-2 con anotada y dos empujadas, Amed Rosario de 3-0, y José Reyes de 2-0. Los venezolanos Wilmer Flores de 4-1 con una impulsada, y Asdrúbal Cabrera de 4-0.