Novak Djokovic emitió la señal más clara hasta el momento de que ha recuperado su plena forma al vencer a Rafael Nadal 6-4, 3-6, 7-6 (9), 3-6, 10-8 el sábado en partido suspendido en la víspera.

En su quinta final aquí,.

“Podría haber sido para cualquiera”, dijo Djokovic, quien en su quinta final aquí va por su cuarto título en el All England Club y 13ro de Grand Slam. “Hasta la última pelota, no se sabía quién iba a ganar”.

Su rival en la final del domingo será Kevin Anderson, quien venció a John Isner en una semifinal de seis horas y media que demoró el inicio del partido Djokovic-Nadal.

La segunda semifinal fue detenida al terminar el tercer set pasadas las 11 de la noche debido a un toque de queda local. Había comenzado con el techo de la Cancha Central cerrado y así continuó aunque no había señales de lluvia.

Djokovic no ha ganado un título de Grand Slam en más de dos años debido a una lesión en el codo derecho. Era tan dolorosa que abandonó durante cuartos de final de Wimbledon en 2017 y no jugó el resto de la temporada.

Operado en febrero, sus actuaciones fueron mediocres.

Al menos hasta ahora. Su defensa y devolución son tan buenos como siempre y fueron la carta de triunfo en su 52do partido contra Nadal.

“En mi opinión, él lo mereció”, dijo Nadal. “Yo también lo merecí”.

En nada arredrado por la pérdida de la ventaja y la necesidad de ir al quinto set, Djokovic salvó break points estando 4-4 y luego 7-7 hasta quebrar a Nadal en 0-0 para poner fin al match.

Desde el comienzo, fue un partido de alto nivel entre dos grandes, empezando por un game de 18 puntos que duró 15 minutos. Incluyó un intercambio de 23 golpes y otros tres de al menos 11. Nadal salvó dos break points y cuando sostuvo su saque, el ganador de 17 Grand Slam, dos en Wimbledon, festejó como si hubiera ganado un partido, no apenas un game.

Y bien puede haber sido el partido del campeonato.

Anderson no solo tiene mucho menos trayectoria que estos dos colosos _nunca ha ganado un Grand Slam_, sino que viene de dos partudos arduos que llegaron al quinto set, incluido su triunfo sobre Roger Federer en cuartos de final.

No cabe duda de que Djokovic será el gran favorito, aunque jugó dos horas y media el sábado mientras Anderson descansaba y se recuperaba.

“Ha sido una montaña rusa para él en las últimas rondas, pero tuvo un día de descanso, que es muy importante”, dijo Djokovic. “Ojalá me dieran uno a mí”.