Novak Djokovic se sobrepuso a una enfermedad — y a Alexander Zverev — para avanzar a las semifinales de la Copa Masters.

Pese a requerir un pañuelo para limpiarse la nariz entre punto y punto, Djokovic venció el miércoles 6-4, 6-1 a Zverev para conquistar su segunda victoria consecutiva en el último torneo de la temporada.

“Desafortunadamente, hoy no fue bueno en términos de eso (la enfermedad)”, dijo Djokovic. “De alguna manera logré reunir la fuerza cuando la necesité”.

La clasificación de Djokovic a una octava semifinal del torneo se confirmó más tarde, cuando Marin Cilic derrotó 6-7 (2), 6-3, 6-4 a John Isner.

El pentacampeón serbio salió ileso de dos break points con un primer set empatado 4-4 antes de romper el servicio de Zverev en el siguiente game y sacar una ventaja que le abrió el camino, pues a partir de ahí el alemán sólo ganaría un juego.

“Quizá estaba un poco enfermo o algo así”, comentó Zverev. “Pero aun así jugó como cuando se siente en su mejor forma. Eso es lo que importa”.

Luego que Zverev venció a Cilic en su primer duelo del torneo londinense, ambos jugadores, junto con Isner, aún tienen posibilidades de alcanzar las semifinales por primera vez.

Djokovic, primera cabeza de serie, se enfrascó con Zverev en un duelo de emocionantes intercambios al inicio, pero no fue hasta el noveno game que el tercer preclasificado, de 21 años, tuvo la primera oportunidad de rompimiento del encuentro, ayudado por un rebote amigable en la red. El serbio se recuperó para salir del apuro con un servicio ganador, pero luego cometió una doble falta que lo dejó de nuevo a una jugada de perder su servicio.

Zverev estuvo muy cerca de concretar el rompimiento con un revés, pero su disparo salió desviado y Djokovic al final rescató el servicio para irse al frente 5-4. Aparentemente desconcentrado, el alemán cometió una serie de errores en el siguiente game para darle al actual número uno del mundo una situación de set point y poco después ceder el set con una doble falta.

“Si hacía el rompimiento, hubiera ido un poco en la dirección contraria”, lamentó Zverev.

Ya en el segundo set, Zverev remontó de un 0-30 en su siguiente servicio para mantenerlo, pero esa fue su única muestra de resistencia.

Djokovic rompió servicio para irse arriba 3-1 y después solo perdió un punto más para mantenerse en camino a empatar la marca de seis títulos de Roger Federer en el torneo.

Una victoria en la O2 Arena coronaría una impresionante temporada de Djokovic, quien de antemano aseguró retener la cima del ranking mundial por el resto del año después de haber caído hasta el 22do lugar en junio.

El serbio, de 31 años, puso fin a un periodo de dos años sin títulos de Grand Slam al alzarse con Wimbledon en julio y con su 14to trofeo de un major en el U.S. Open dos meses después.

Cilic puso fin a una racha de cuatro derrotas en la O2 Arena al venir de atrás para vencer a Isner, el estadounidense de potente servicio que hace su debut en el torneo. Fue el primer encuentro de la semana que se va a tres sets.